Uno de los dueños de Jorgito Junior’s aseguró este martes que Ariel Máximo Cantero padre y sus allegados “no tienen nada que ver” con la balacera contra su negocio. Luego del episodio registrado minutos antes del ataque contra la parrilla El Establo en el centro, el comerciante despegó a una de la familias de “Los Monos” de los atentados registrados en las últimas dos semanas en Rosario.

“De ese lado no fue, esto es una cuestión política”, opinó Beto Riba a la hora de referirse al “Viejo”, que es amigo suyo. En un reportaje con Radio 2, ratificó que no tuvo amenazas previas ni padece conflictos vinculados a su actividad como referente de un sindicato de vendedores ambulantes.

El dueño del tradicional local de comida rápida en 27 de Febrero y Laprida comentó que su hermano estaba a cargo del lugar cuando los agresores dispararon desde una motocicleta sobre la mano opuesta del bulevar. Con respecto a su situación, explicó que anticipó su viaje de regreso de Mar del Plata al enterarse de la balacera y subrayó: “Nadie me citó a declarar”.

A la hora de analizar cuál puede ser el motivo de los ataques, Riba planteó como hipótesis que existe una “pelea” entre el gobernador Omar Perotti con el intendente Pablo Javkin, que “quiere una policía autónoma”. Luego reclamó: “Yo me pongo a disposición de la Justicia, pero no mezclen todo”.

La relación con el “Viejo” Cantero y L-Gante

Hace más de un mes, L-Gante visitó Rosario para un show en el estadio cubierto de Newell’s Old Boys y se viralizó una foto con el “Viejo” Cantero. El cantante estaba vestido con una remera que tenía el logo de Jorgito Junior’s. La casaca es de un club que compite en la Asociación Rosarina de Fútbol.

Sobre aquel encuentro, Riba le confirmó a Radio 2 que es amigo de los productores que trajeron al referente de la cumbia 420. Así logró coordinar el encuentro con el artista, que después posó con el exjefe de “Los Monos”.