La ciudad celebró haber logrado contener el brote y que luego de 58 días no se registren casos activos, pero pidió a la población no relajarse para que tanto esfuerzo tenga sentido.


El 16 de julio la ciudad de Oliva reportaba sus primeros casos de Covid-19 y a partir de entonces, las cifras no dejaron de crecer, convirtiéndose en uno de los brotes más importantes del interior provincial.

Con 360 contagios y 11 pacientes fallecidos, 349 lograron superar la batalla, habiendo todos recibido su alta médica, después de 58 días de iniciado el brote en la ciudad.

Por esa razón y después de haberse restringido las actividades en Oliva, este jueves se volvieron a flexibilizar horarios y actividades, permitiéndose a comercios que no son esenciales y cadenas de supermercados, la atención de 8 a 12.30 y de 16.30 a 20.30h; en tanto que a los comercios de proximidad y los considerados esenciales, la extensión horaria es de domingos a jueves hasta las 22h, viernes y sábados hasta la 00:00.

También señalaron que continúa sin estar autorizada la concurrencia a plazas y espacios públicos, las reuniones sociales, los deportes de contacto, las bochas y otras disciplinas deportivas en espacios verdes.

Mientras que sí se habilitaron: gimnasios, actividades deportivas individuales en clubes, centros de estética, natatorios, bochas en clubes, cultos y celebraciones religiosas, danzas, canto y teatro.




Comentarios