Durante el jueves, después de 13 horas de debate, donde no hubo cruces como en la comisión de Presupuesto, la Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el proyecto que había acordado el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

La votación se desarrolló recién pasadas las 3.30 de la madrugada de este viernes, y obtuvo 202 votos a favor, 37 en contra y 13 abstenciones.

Cuando comenzaba el debate en la Cámara de Diputados, comenzaron a registrarse incidentes frente al Congreso en la marcha organizada por agrupaciones de izquierda y organizaciones sociales.

La particularidad estuvo en que Juntos por el Cambio, finalmente decidió acompañar el proyecto que presentó el oficialismo. Mientras que La Cámpora, que no anotó oradores y sin la presencia de Máximo Kirchner durante todo el debate, terminó votando en contra con sus 17 miembros en el bloque oficialista.

La votación se llevó a cabo a las 3.30 de la madrugada, con un total de 202 votos a favor y 37 en contra.

Ahora el proyecto deberá pasar por la Cámara del Senado, con Cristina Kirchner, quién deberá votar recién si el acuerdo termina sin definirse en esa parte del Congreso. Las expectativas están puestas en que la vicepresidenta no estaría de acuerdo con el entendimiento con el FMI como lo hizo su hijo.

La defensa de Máximo Kirchner y La Cámpora en un comunicado de por qué votaron en contra del acuerdo con el FMI

El diputado del Frente de Todos, Máximo Kirchner, anunció en una carta bajo el título “La vuelta del FMI a la Argentina: ¿cómo llegamos hasta aquí?”, dio las razones por las que decidió él junto a su bloque ir en contra del acuerdo al que llegó Alberto Fernández y Martín Guzmán.

Luego de su renuncia como presidente de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner votó en contra del acuerdo con el FMI.

“La aplicación de las políticas del presente acuerdo no sólo no van a solucionar ninguno de los problemas estructurales de la economía bimonetaria argentina, los van a agravar”, señaló en el documento. Además, pidieron que el entendimiento “deberá ser revisado” en el futuro y consideraron que los programas a implementar “no son apropiados para promover el crecimiento”.

Por su parte, apuntaron contra la administración del expresidente, Mauricio Macri: “El gobierno que comenzó el 10 de diciembre de 2015 se lanzó a un proceso de toma de deuda en moneda extranjera sin precedentes, por la vertiginosidad y la magnitud de los montos, que lo llevaron a ser en los años 2016 y 2017 el país que más se endeudó en el mundo”.

La refinanciación de la deuda con el FMI

En la reunión llevada a cabo este miércoles, el presidente de la Cámara Baja de Diputados, Sergio Massa, acordó junto con representantes del oficialismo y de la oposición que durante el jueves se lleve adelante una nueva sesión especial en el Congreso para tratar el acuerdo.

Lo que sí se pudo definir es que se avanzará sobre la refinanciación de la deuda, pero donde no hubo consenso es en el cómo se hará esto. Y es que no se aprobó el programa económico que presentó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Sergio Massa junto a Martín Guzmán y Manzur de cara al arranque del debate por el Acuerdo con el FMI.

Esto quedó definido por el propio Sergio Massa y los presidentes de bloque, luego de varias reuniones que mantuvieron con el presidente Alberto Fernández.

De esta manera, se espera que sea tratado en el Congreso este mismo jueves el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo, con la presión propia de la oposición y con la necesidad del oficialismo de tener que negociar. Cabe destacar que el plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda y Finanzas de la Cámara Baja, pasó a cuarto intermedio.

La nueva redacción del acuerdo con el FMI

Lo que solicita la oposición es una nueva redacción del proyecto de acuerdo con el Fondo, poniendo foco en el artículo primero, el que refiere a la refinanciación, como en el artículo segundo, el que habla del programa económico -o el cómo- llegar a esa refinanciación.

Cabe mencionar que la intención de la oposición al Gobierno Nacional no era quedar ligada a impulsar el default de la Argentina, pero sí aprovechó la falta de votos necesarios del oficialismo para conseguir nuevos memorandos.

Esta nueva redacción sacó del ruedo los puntos que criticaban a Mauricio Macri por la toma de la deuda así como también los detalles de la política económica impulsada por Martín Guzmán.

Y es que allí radicaba la discusión central: la oposición no quería estar ligada a las medidas económicas que el Gobierno deseaba implementar según lo hablado con el FMI.

De todos modos, hay que tener en cuenta que desde el oficialismo no todo es consenso, dado que una parte del Frente de Todos anticiparon que rechazan el acuerdo con este organismo internacional.