Los rumores de que pueda volver a “cerrarse todo” por la pandemia de coronavirus pone en jaque a los gastronómicos de Pérez quienes vieron seriamente afectada su actividad el año pasado. Muchos debieron cerrar y los que subsisten se reinventaron para sobrevivir.

Si bien en la ciudad de Pérez las nuevas restricciones nocturnas que dictó el gobernador Omar Perotti el pasado 11 de enero, no afectaron al sector porque ya venían trabajando con esa modalidad, Vía Pérez consultó a referentes de la ciudad para conocer cómo se reinventaron para subsistir el año pasado.

Rayen Conde Soldá, que tiene la concesión del restaurante del Club Mitre contó cómo trabajó desde casa durante los meses en que tuvieron que cerrar sus puertas. “Los perjuicios económicos nos obligaron a sacar un crédito. Hubo mucha tensión por parte de los empleados porque temían perder el trabajo. Además, teníamos que solventar los gastos fijos usando nuestros ahorros”. Conde Soldá aclaró que no fue fácil obtener créditos y no logró conseguirlos a taza cero. “Económicamente hablando daba la impresión de que había ganancia, pero la realidad no era así, porque esa ganancia que se reflejaba era el dinero propio o del crédito obtenido”, contó .

Algunos utilizaron sus ahorros y todavía deben pagar deudas (Facebook)

La gastronómica sostuvo que cuando trabajaron a puertas cerradas, se reinventaron, se abrieron a un nuevo mercado: las viandas. A su vez; cuando pudieron volver a abrir, idearon otro nuevo producto, el “café al paso”. En cuanto a la marcha del rubro, indicó que “el verano es la temporada fuerte, aunque comparado con otros años esta vez vemos que no sucede lo mismo. Actualmente, se puede abrir al público en general y no solo a los socios, pero obviamente respetando los protocolos como las mesas de seis personas para que haya distanciamiento, proporcionar los datos personales al ingresar, reservar con anticipación, usar el barbijo y alcohol en gel”.

Fabiana y Marcelo Veksler también se vieron afectados. Ellos llevan adelante el bar “Aita Café”, en Morelli y Belgrano. “Cuando cerramos la primera vez por la pandemia, nos comimos todos los ahorros. A los empleados los teníamos que mantener. Lo que nos favoreció es que comenzamos a hacer delivery y la gente respondió, hoy seguimos manteniendo esa modalidad. Lo seguimos repartiendo nosotros con uno de nuestros empleados”, manifestó Marcelo.

Otras personas afectadas confesaron que las cuenta de luz, agua y gas las tuvieron que seguir pagando y que fue “catastrófico“. Desde el rubro gastronómico opinaron que cuando pudieron abrir de todos modos fue complicado, porque no les alcanzaba el dinero para sostener todo. Veksler añadió que “por suerte y gracias a Dios ahora la gente responde, y los bares están concurridos, pero igual cargamos con deudas que no sabemos cómo las vamos a pagar”.

Algunos utilizaron sus ahorros y todavía deben pagar deudas (Facebook)

Fabiana, su mujer, agregó: “A mí me parece que lo que se podría haber hecho es que si bien la Muni nos acompañó en lo que respecta al cuidado de las normas: vinieron a ver las mesas, si estaba todo bien; nos autorizaron una feria cumpliendo con todos los protocolos y nos facilitaron la información sobre los créditos de la Provincia y de la Nación, no nos dijeron el DREI (Derecho de Registro e Inspección) no lo van a pagar por dos años”, enfatizó.

Además, señaló “te descuentan automáticamente el monotributo, que lo tenemos que empezar a pagar en marzo. No me lo regalaron. En su momento con la desesperación lo tomamos, pero nos quedamos sin ahorros“.

Marcelo señaló que si vuelven a cerrar, ya no les quedan ahorros porque lo que ganaron ahora solo sirve para ir pagando deudas. “Te ocupa la cabeza. Yo voy a hacer los mandados todos los días, cuando el año pasado hacía las compras dos veces por semana y podía tener un stock de bebidas y de todo ... eso te predispone mal. Ahora pido solamente lo que se va a consumir en el día”.

Los gastronómicos se quejaron de que el Centro de Comerciantes “brilló por su ausencia”. Opinaron que los tendrían que haber llamado, preguntar cómo estaban o si necesitaban algo. En cambio, sí valoraron mucho a los proveedores porque los dejaban pagar una vez por semana y se solidarizaron, “ellos también tenían que vivir”, señalaron.

El Intendente

Vía Pérez consultó al Intendente Pablo Corsalini sobre las ayudas que se brindaron en esos momentos difíciles. Corsalini aclaró que muchos no pudieron acceder a los beneficios de la provincia porque no son monotributistas. “Igualmente inscribimos a todos y sólo uno pudo acceder a un crédito mayor. Todo esto se sigue desde el banco Santa Fe”. El edil explicó que hay posibilidades de financiarse a través de las propuestas que ha hecho la Provincia pero se tiene que demostrar que están haciendo la actividad”.

Con respecto a la excepción del DREI indicó: “Los que lo pidieron y lo presentaron lo obtuvieron, pero muchos no accedieron porque ni siquiera son monotributistas. Los más afectados como fútbol 5, jardines, gimnasios, tuvieron DREI cero, y consiguieron excepción absoluta”, acotó el Intendente. Los comercios que en un primer momento volvieron a la actividad contaron con la excepción aprobada por el Concejo.

Cara a este año

El funcionario aclaró que “la modalidad de la ayuda del Estado ya está lanzada y cada uno sabe cómo tiene que ordenarse para poder acceder. Con la pandemia la mirada está puesta en preservar. Se pueden hacer restricciones de otros tipos pero no sé si se va a apuntar al cierre de los comercios”.

Impuestos

Con respecto a los impuestos, aclaró que la Epe tiene planes y convenios que están establecidos, o sea que se tiene que hacer el trámite ante la EPE. Manifestó que están todos los canales generados: “lo que es agua y gas puntualmente, hemos tenido charlas con la Cooperativa y no hubo reclamos ni demandas de ese tipo y la Cooperativa está facultada para ordenar eso. Todos han sido notificados de estas cosas”, finalizó.

Concejal Federico Jolly

El Concejal Federico Jolly fue el autor de la iniciativa del proyecto de la eximisión del DREI para los comerciantes, y al ser consultado manifestó que la idea era exceptuar del pago del Derecho de Registro e Inspección (DREI) a las actividades afectadas por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional.

Además agregó, que la emergencia sanitaria afectó el normal desenvolvimiento de diversas actividades desarrolladas por los contribuyentes, por lo que se intentó que desde el Estado se acompañe en estos difíciles momentos a los productores y comerciantes afectados, entre otros.

Por último el Concejal Jolly agradeció el acompañamiento de los demás funcionarios de la normativa, pero resaltó que esta dispensa extraordinaria de los tributos, lamentablemente no llegó a todos los contribuyentes por lo que el proyecto quedó desdibujado.