Desde el momento que se decide adoptar a una mascota, hay que tener presente que un perro o un gato son seres vivos que necesitan de cuidados específicos durante su crecimiento y el resto de su vida. Una adopción responsable, es estar pendiente en todo momento, no sólo de cubrir las necesidades básicas de la alimentación y de buscar un lugar cómodo. Se trata de asegurarles una vida afectiva, rodeados de cariño y que gocen de buena salud.

Pérez móvil, cronograma para la castración de animales continuará en el Barrio Talleres Nuevos. Imagen ilustrativaMunicipalidad General Pueyrredón

Actualmente, en la ciudad hay muchos animales que están esperando un hogar. Sólo basta con ver las publicaciones en las redes sociales de las protectoras, refugios y voluntarios que trabajan todos los días para mejorar la situación de calle de los animales desamparados.

Con el pasar de los años esta problemática crece y sin lugar a dudas esta situación se resolvería si hubiera una adopción más responsable: donde el dueño o dueña sea consiente que debe proteger a su perro o gato cuando está enfermo, debe cuidar que no salga a la calle, debe estar atento a sus conductas y evitar su reproducción irresponsablemente.

En este sentido, es fundamental tener en cuenta que se debe regular la población canina y felina. Para que esto sea posible hay que acudir a la esterilización, ya que de esta manera se previene la transmisión de enfermedades venéreas en perros y gatos, se evita el nacimiento de crías que no tendrán hogar. Además, reduce la agresividad en los animales.

En cuanto al tiempo para la esterilización, en general pasado los cinco meses de vida se recomienda esterilizar a los felinos y caninos. Aunque en el caso de los gatos es aconsejable evaluar con el veterinario el desarrollo anatómico. En el caso de la hembra, en el momento que tiene el primer celo, ya que se encuentra más desarrollada.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que es importante promover la adopción responsable tanto en los adultos como en los niños: fomentar las tareas de cuidado, educar las conductas agresivas, tener un control sanitario constante.

Desde pequeños es fundamental verificar con el veterinario la crianza del animal, cómo fue el desapego con la madre, la socialización que tiene con su propietario y el trato que recibe del resto de la familia. Estos indicios influyen en las razas que muchas veces son criadas para sobresaltar sus conductas agresivas y someten al animal a ser conflictivos.

En esta oportunidad, la castración se realiza en el barrio Talleres Nuevos (Imagen ilustrativa)

Móvil quirúrgico en la ciudad

En esta oportunidad, se instalará en el Barrio Talleres Nuevos (ex Barrio Esso) en la intersección de Avellaneda y José Hernández, los días 12, 13 y 14 de enero, durante la mañana de 9 a 12 horas. Se realizarán las esterilizaciones sin turnos previos, respetando el orden de llegada.