El médico paranaense Gonzalo Camargo es presidente de la Sociedad Argentina de Emergencias y además es uno de los asesores del presidente Alberto Fernández, tarea que definió como “un desafío y una responsabilidad muy grande”.

Desde su labor se refirió al escenario epidemiológico actual en el marco de la emergencia sanitaria por Covid, en ese sentido señaló: “No hemos parado nunca. La gente (por los profesionales de salud) está muy cansada y desmoralizada. La cuestión salarial y el pluriempleo con temas importantes”, expresó. Y puso énfasis en que el objetivo “es que el virus no alcance a mayor cantidad de gente y no genere más muertes”.

En relación a la segunda ola de contagios, el profesional reconoció, en declaraciones a ElOnceTv, que “Los casos están aumentando en todo el país, no sólo en el área Metropolitana y la Ciudad de Buenos Aires. En Entre Ríos también están aumentando los casos”. Señaló además el “bastante poco cumplimiento de los protocolos”, por lo que aprovechó la oportunidad para pedirle a los entrerrianos “que no hagan reuniones sociales, que usen barbijos y que no hagan fiestas clandestinas”. “Cuiden a los médicos, que estamos cansados”, subrayó.

El trabajo junto a Alberto Fernández

Consultado acerca de su rol como asesor, Camargo contó: “Estamos viendo todo el tiempo las diversas situaciones que se generan en el país para ver cómo aconsejar al Presidente y cómo llegamos a una solución, pero no debemos olvidar que Argentina es un país federal y cada jurisdicción toma las medidas que cree necesarias”.

“El Presidente siempre quiere aprender y conocer lo que pasa más a nivel de la calle, en las guardias y terapias intensivas, más allá de analizar los datos”, remarcó.

En relación a los dichos del presidente sobre el “relajamiento” del sistema sanitario, el médico paranaense consideró que fue una expresión desafortunada, pero aclaró que “no fue con mala intención, sino que se quería referir a que el sistema atendió otras patologías y usó la palabra relajamiento, pero quienes estamos en contacto con él sabemos que no tiene más que palabras de agradecimiento para el personal de salud. Salió a pedir disculpas y creo que no hay que tomarlo políticamente. Fue desafortunado, pero no tuvo mala intención”.

“El Presidente es muy afable, muy amable y tiene buen humor. Estamos esperando que termine la pandemia porque queremos comer un asado con él en la Quinta de Olivos”, expresó Camargo finalmente.