La provincia adhirió a la Asamblea del Consejo Federal de Educación, donde se aprobaron los protocolos para el retorno a clases presenciales. Habrá reglas comunes a todas las provincias y otras que cada jurisdicción podrá definir.


La vuelta presencial a clases sigue siendo uno de los grandes interrogantes en torno a la cuarentena. ¿Cuándo y cómo será? es la pregunta que pareciera comenzar a ensayar algunas respuestas en Argentina, y en Entre Ríos también. 

El presidente del Consejo General de Educación (CGE), Martín Müller, participó de la 97ª Asamblea del Consejo Federal de Educación, donde se aprobaron los protocolos para el retorno a clases presenciales. Estas pautas básicas para el rediseño de la dimensión física y de los flujos del movimiento dentro de la escuela se basan en el distanciamiento físico, el tiempo de exposición, la dinámica del aire y la higiene personal.

Durante la reunión virtual se aprobó de manera unánime por los ministros de Educación de las 24 jurisdicciones, el documento “Protocolo Marco y lineamientos federales para el retorno a clases presenciales en la educación obligatoria y terciaria. Más allá de lo que establece este documento para todo el país, luego cada jurisdicción podrá sumar sus propias normas acorde al escenario y necesidades de cada localidad.

Müller aclaró que independientemente del protocolo, “la vuelta a las aulas se dará cuando las condiciones sanitarias y epidemiológicas lo permitan”, pero que esta aprobación «nos permitirá profundizar la articulación que venimos manteniendo con el resto de los organismos del Estado provincial y con nuestra representación en cada uno de los departamentos para la organización en términos de infraestructura y de planificación pedagógica”, proyectó.

Características definidas para la vuelta a clases

  • Se realizará a través de un escalonamiento progresivo, de acuerdo con criterios epidemiológicos de evolución de la pandemia y las características sociodemográficas de cada región.
  • La asistencia será alternada por grupos de alumnos de manera de garantizar el cumplimiento de las normas de distanciamiento social, articulando tiempos de presencialidad y de no presencialidad bajo un modelo bimodal.
  • Cada jurisdicción podrá construir reglamentaciones propias complementarias. Para ello, las provincias deberán presentar un Plan Jurisdiccional de retorno a clases presenciales ante el Ministerio de Educación de la Nación, a través de la Secretaría General del Consejo Federal de Educación.

Para poder implementar este reglamento resultará necesario “volver a mirar pedagógicamente la planta física de la escuela, imaginar la nueva jornada escolar (desde el inicio a la finalización), establecer un orden, desde la llegada de los desplazamientos y la utilización de cada uno de sus lugares, considerando que la estructura edilicia también es educativa”, señalaron desde el CGE.




Comentarios