Neuquén es una provincias más ricas en paisajes naturales, que tanto locales como turistas disfrutan durante todo el año. Sin embargo, con el pasar del tiempo, algunos ríos, bosques y montañas se fueron convirtiendo en pequeños basurales que afectan a la naturaleza del lugar. Marisa y Mirna, son dos primas de Las Ovejas, que en su tiempo libre limpian las costas del río Nahueve, uno de los cursos hídricos más importantes de la zona.

“La iniciativa se dio cuando vimos la publicación de otros jóvenes que limpiaron el Nahueve, en Andacollo. Ahí activamos la convocatoria en nuestro pueblo, si bien no hubo mucha repercusión, coordinamos las dos y fuimos directamente sin tantas vueltas”, contó Mirna en diálogo con “LM Neuquén”.

Las dos jóvenes viven en la localidad de Las Ovejas y son estudiantes universitarias. Marisa trabaja en la estación de servicio del pueblo y además estudia Psicología. Mirna, por su parte, trabaja en el botiquín farmacéutico y es estudiante del Profesorado de Música.

Durante el fin de semana, ambas recorren las costas del Nahueve, en especial en los parajes conocidos como La Laja, El Negrete y El Sauce. Si bien estos lugares no están habilitados como balnearios, son los más concurridos por los vecinos del pueblo y por numerosos turistas que van a pasar el día.

Marisa y Mirna buscan generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente. Foto: LM Neuquén

“Siempre vamos al río a disfrutar de sus aguas, nos gusta mucho el campo, la montaña, la naturaleza. Por eso creemos que cada día tenemos la oportunidad de generar cambios en la sociedad, empezando por uno mismo y de a poco”, contó Mirna, y sentenció: “ayudar al medio ambiente es una tarea de todos, y de todos los días”.

Las jóvenes se dirigen a las costas del río con bolsas que llenan con basura de todo tipo: latas, botellas plásticas, vidrios. Foto: LM Neuquén

Mirna y Marisa se dirigen al lugar con bolsas que llenan con basura de todo tipo: latas, botellas plásticas, vidrios y papeles. “Es una verdadera lástima porque todo esto que se trae se podría llevar de vuelta y dejarlo en los lugares que corresponde. Es solo un poco de empatía por los que vienen después a conocer nuestras bellezas”, señalaron.

Las mujeres esperan que su accionar se pueda replicar en más lugares y que de esta forma se tome conciencia sobre el cuidado de los recursos naturales de la zona. “Hay muchos temas que podríamos tocar sobre el medio ambiente con este pequeño acto. Desde el cuidado del río, el agua, las acciones que se pueden hacer para cuidarlo, hasta el consumismo desenfrenado que es parte de el sistema en el que vivimos”, refirió Mirna.

Además, agregó que “desde la comida que llega a nuestra mesa, hasta la vestimenta, todos son temas que de alguna y otra forma afectan al medio ambiente”.