La Dirección Generel de Escuelas llevó a cabo una encuesta a través de la Dirección de Planificación de la Calidad Educativa a los casi 140 docentes aplicadores del Censo de Fluidez Lectora, que comenzó a implementarse en las escuelas mendocinas para dejar registrados datos sobre el desarrollo de esta experiencia educativa.

La prueba de lectura incluirá a casi 80.000 alumnos de cuarto y séptimo de primaria y de primero de secundaria y se implementa hasta el 20 de abril y participan del mismo unos 200 docentes.

Con esta encuesta educativa se busca contribuir a las trayectorias escolares y obtener una herramienta más de diagnóstico, luego de un año de escolarización no presencial, ya que la fluidez lectora es considerada un aprendizaje prioritario.

Silvia Del Pópolo, directora de Planificación de la Calidad Educativa destacó la buena respuesta de las autoridades de las escuelas y los alumnos hacia los docentes aplicadores y en especial el entusiasmo con el que han participado. “Los docentes van a valorar mucho la información que el censo va a darles como una herramienta de diagnóstico e información” y destacó “el gran entusiasmo de los chicos y chicas en participar”.

“Los docentes aplicadores han podido acoplarse a los esquemas de presencialidad de cada escuela, volviendo si era necesario, para garantizar la participación de las distintas burbujas. Muchos de los alumnos estaban familiarizados con el formato de la experiencia de fluidez lectora y muchos docentes también con el procedimiento del censo”, agregó la directora de Panificación de la Calidad Educativa.

El Censo de fluidez lectora hasta el momento se ha realizado a 25.000 estudiantes y este lunes se comenzará a trabajar con los estudiantes de primer año de la secundaria.

Los datos de la encuesta

A continuación se comentan los principales datos logrados en la encuesta realizada a los docente aplicadores del Censo de Fluidez lectora.

Cuando a los docentes se les consultó cómo evaluaron la experiencia de utilizar el sistema GEM, el 92,2 por ciento respondió que el uso del sistema facilitó y agilizó el registro de las mediciones en fluidez lectora.

Con respecto a cómo evalúan la predisposición de los directivos frente al censo de fluidez lectora, 76,3 por ciento de los aplicadores respondieron que fue excelente.

De estos datos hay que destacar que el 94,2 por ciento de los estudiantes que participaron se encontraron motivados por la experiencia, según respondieron los docentes aplicadores respecto a la predisposición de los alumnos.

Respecto si los docentes contaron con conectibidad, el 51,4% respondió que en todos los casos contó con la conexión en la escuela donde realizó el censo y 25,4% respondió que no.

El 70,5 expresó que en todos los casos se le proveyó la matrícula total de estudiantes para censar en cada grado y 70 por ciento respondió que en ningún caso se encontró con grupos de estudiantes aislados por casos de Covid-19, y el 29,7 por ciento, solo en algunos casos.

También se pudo resgistrar que el 30,9% de los chicos sabía de la realización del censo de fluidez lectora, el 12,9% no tenía conocimiento y 56,1% tenía conocimiento parcial.

Cuando se les consultó a los aplicadores si los estudiantes a los cuales censaron estaban familiarizados con la metodología de la medición, 69,8 por ciento dijo que en algunos casos; 15,1 por ciento, en ningún caso, y el 15,1 por ciento, en todos los casos. Fuente Gobierno de Mendoza