Mientras pasan los días que los argentinos recordamos y conmemoramos, por la Guerra de Malvinas. En los cuales nos encuentra en una situación vulnerable de desunión, hermanos separados por ideologías, comentarios desafortunados y repudios masivos. En donde niños como Thiago Huenchillan y Máximo Barría, enseñan a grandes y chicos el sentido de identidad nacional soberano; los ingleses siguen su labor normalmente en nuestras islas y los territorios dominados a lo largo de la longitud del Océano Atlántico.

HMS "FORTH" en Isla Tristán da Cunha.Facebook BFSAI

Así es que, durante las últimas semanas se realizaron lanzamientos de misiles, despliegues de aviones de combate y auxiliares, despliegue de patrullas marítimas con el Buque Patrullero HMS “FORTH”, despliegue de soldados especializados en ingeniería para desactivar artefactos explosivos que quedaron en Georgias del Sur durante el conflicto de 1982 y hasta un mega despliegue conjunto entre la Fuerza Aérea Real (RAF, por sus siglas en inglés) y la Marina Real (Royal Navy RN, por sus siglas en inglés), para aprovisionar de vacunas a los habitantes de la isla Tristán da Cunha.

Lanzamiento de misiles del Sistema de Defensa Aérea RAPIER.Facebook BFSAI

Este último, fue llevado a cabo por un avión Air Tanker “Voyager” de la RAF que partió desde la Base Aérea de Brize Norton, Inglaterra y voló 8 mil millas del puente aéreo británico, haciendo escala técnica en Dakar, Senegal. Esta aeronave despegó y siguió vuelo hasta la Base Aérea de Monte Agradable, en Malvinas. Los soldados llevaron este cargamento a las cubiertas del Patrullero HMS “FORTH”, para luego ser llevados otras 2 mil millas por mar a la remota Isla “Tristán da Cunha”, territorio de ultramar británico, que conforma el eje logístico del Reino Unido en el Atlántico Sur, conjuntamente con las islas de Cabo Verde, Ascensión, Santa Helena e Islas Gough.

Itinerario del despliegue conjunto para reaprovisionar de vacunas a los habitantes de la Isla Tristán da Cunha.WEB
Entrega de dosis de las vacunas.Facebook BFSAI

La operación duró seis días y demostró que los elementos versátiles de la Fuerza Conjunta de las Fuerzas Británicas para las Islas del Atlántico Sur, están listos y pueden brindar apoyo cuando sea necesario, y a grandes distancias.

Por otro lado, las históricas baterías de defensa aérea “RAPIER”, realizaron sus últimos lanzamientos en las islas, más precisamente en Bahía Enriqueta (15 kilómetros al sudeste de Puerto Argentino). Según anunciaron las fuerzas británicas, éstas serán reemplazadas por los nuevos sistemas “SKY SABRE”. Un conjunto modular que combina radares del sistema “JIRAFFE” con lanzadores cuádruples de misiles “CAMM”. Estos misiles tienen un rango de trabajo entre 1 y 25 kilómetros de alcance y su velocidad es de 2.5 match.

Nuevo sistema modular "SKY SABRE".WEB

También ingenieros (técnicos de desactivación de explosivos) del Real Cuerpo Logístico del Ejército Británico fueron enviados a Georgias del Sur para encontrar y destruir artefactos explosivos históricos. Estos fueron enviados vía marítima, a bordo del HMS “FORTH” como parte de una misión para proteger la vida silvestre de la isla. La misión medioambiental, duró diez días.

Entre los elementos, encontraron motores de cohetes y munición que representa un peligro permanente a los científicos que operan en la Base Científica de la British Antarctic Survey en la punta denominada “Rey Eduardo”, como a la extensa fauna marina que tiene su hábitat natural en la remota isla subantárticas.

Detonación de artefactos explosivos en Georgias del Sur.Facebook BFSAI

El segundo comandante del “FORTH” expresó su sorpresa y admiración por lo logrado “El Atlántico Sur es un entorno verdaderamente conjunto y esta patrulla es una prueba de ello. Ingenieros, técnicos en desactivación de bombas, submarinistas, cocineros, médicos, civiles, infantería y marineros se han unido para lograr un objetivo común”.

El buque también cumplió la tarea de patrullado en las aguas de Georgias del Sur, controlando buques pesqueros que operan en la zona para que respetan las cuotas y la normativa. En la fauna marina de ese lugar conviven lucrativas poblaciones de merluza negra, bacalao de hielo y krill, que sólo pueden capturarse en cantidades específicas y en determinadas épocas del año. Estas capturas representan grandes ganancias para los isleños en detrimento de los intereses argentinos.