Cada 10 de noviembre en nuestro país se celebra el Día de la Tradición, en conmemoración a la fecha de nacimiento del escritor José Hernández, quien se considera ser el autor del Martin Fierro, nuestro máximo libro cultural. En el marco de esta fecha patria, una bailarina maipucina reflexionó sobre la importancia de seguir nuestras tradiciones argentinas.

Para cada argentino, la tradición puede significar diferentes cosas. La cultura de nuestro país emergió de la unión de diversas culturas, terminando con lo que hoy conocemos como la cultura y tradición argentina. Para algunos la tradición puede ser unos versos del Martin Fierro, una canción folklórica, un asado o simplemente compartir un mate entre amigos.

Brenda Rosales es una maipucina que encuentra la tradición en lo cotidiano y se reconectó con sus raíces argentinas a través del baile. Es bailarina desde que tiene memoria pero recién hace 8 meses comenzó a explorar el mundo folklórico.

La maipucina y su historia con la danza

Brenda tiene 31 años, es esposa y mamá de una bella hija. De alguna manera, Brenda hizo con su hija lo que su mamá hizo con ella. Su mamá Carina era profesora de danzas españolas y mientras Brenda estaba en su panza, no dejó de dar clases, por lo que lleva la danza en su sangre.

Bailo desde siempre, creo desde antes de tener uso de la razón”, contó Brenda a Vía Mendoza, relatando que ha bailado en todo tipo de géneros incluyendo la española, clásica y ritmos urbanos.

Logró sentirse en contacto con sus raíces argentinas a través del baile.

Hasta hace ocho meses, la joven no había bailado folklore más que como hobby en algunas fechas particulares del año. “Era una de las danzas que siempre quise hacer. En las fechas patrias o festejos tradicionales como la bendición de los frutos bailaba, iba aprendiendo de a poquito”, detalló la maipucina.

Finalmente, Brenda tomó la decisión de instruirse en el baile folklórico, para reconectarse con sus raíces argentinas: “Me gusta la historia, me gusta lo que cuenta su música y baile. Además tiene esa nota especial que es algo tan nuestro. ¿Cómo siendo argentina y mendocina no iba a saber bailar una samba o una cuenca? Es imposible, no me lo iba a permitir”.

Así la joven comenzó su historia con el folklore, integrando un ballet maipucino llamado “Retomando Sueños” de un Centro Cultural del municipio. Ella expresa que ha aprendido un montón y hasta tuvo la oportunidad de participar de presentaciones artísticas.

Brenda junto a una parte del ballet "Retomando Sueños".

La tradición en lo cotidiano

Según Brenda, la tradición es algo que permanece en nuestras culturas. No obstante, por un lado siente que se está mezclando con las costumbres de otros lugares. “Se nos van pegando y van apagando lo que somos nosotros”, reflexionó.

Por otra parte, la bailarina expresa que es en los momentos cotidianos que salen vestigios de nuestras tradiciones: “Vos sacas un mate y ya tienes gente haciendo ronda para compartir. Escuchas una samba y tienes personas que se levantan y se ponen a bailar”.

Para Brenda, la clave es relucir las raíces argentinas en nuestra cotidianidad, todos los días en las acciones que realizamos comúnmente. “Al final de todo, el compartir es la tradición argentina más linda”.