El niño de 5 años se ahogó en la Colonia del Colegio Lincoln. Por el caso hay once personas procesadas y ningún detenido.


Verdad y justicia“, es lo que continúan pidiendo los padres de Lucas Lin al cumplirse un año de la muerte de su hijo de 5 años, que apareció ahogado en la colonia del Colegio Lincoln, donde el pequeño asistía desde hacía pocos días junto a su hermano.

“Lo que queremos es un juicio ya y la verdad. No va a volver Lucas, lo que puedo hacer es Justicia, eso es lo que queremos con la familia en este momento más urgente”, explica Min Lin, el padre de Lucas. Su supermercado “Don José” y los vehículos donde traslada la mercadería siguen empapelados con las fotos de su hijo fallecido desde hace un año con el mismo reclamo. “Quiero que ellos no tapen las cosas, que digan la verdad, que vayan al juicio. Nada más”. 

Padre de Lucas Lin.

Lucas murió ahogado en una de las piletas del predio de 518 entre 136 y 137, donde funcionaba la colonia del Colegio Lincoln, el 5 de febrero de 2019. “Lucas le tenía miedo al agua y quería aprender a nadar”, contaba su padre el día después del hecho. No hay todavía ningún detenido, sólo once personas procesadas con distintos grados de responsabilidad. La fiscal a cargo del caso, Cecilia Corfield, ya pidió la elevación de la causa a juicio oral y público.

Entre los directivos del Colegio Lincoln, quienes están acusados por el delito de “homicidio culposo” son: el titular de la colonia, Osvaldo Ramos; la accionista Roxana Costa; la representante legal Mónica Cauteruccio y el dueño de la escuela, Rubén Gerardo Monreal. También Marcos Echaniz, el encargado de la colonia, se encuentra acusado bajo la misma carátula. El guardavida Martín Argüelles y Carolina Muro están acusados de “abandono de persona seguido de muerte”. Mientras que las sospechas de irregularidades en el otorgamiento de la habilitación municipal del predio involucran a Myriam Salinas, Diego de Luca, María Daniela Tost Teruggi y Fernando Parodi.

Marcha por el nene que murió ahogado en La Plata.

Además de trabajar para que se haga justicia por la muerte de Lucas, la familia busca concientizar para que otros no sufran lo que ellos están sufriendo. A fines de noviembre participaron de una campaña enfocada en las medidas de seguridad que se deben contemplar al elegir una colonia o lugar recreativo para los niños. “A la colonia sí se puede ir, pero hay que fijarse bien que esté toda la seguridad”, sostiene Min.  

Los padres de Lucas llegaron al país a fines de los ‘90 desde la ciudad de Fujián y, como muchos de su familia que ya vivían en la Argentina, pusieron su propio supermercado. Al poco tiempo, tuvieron a su primer hijo, Axel, y dos años después nació Lucas. Hoy, para sobrellevar el dolor, se refugian en la familia y en la fe católica. Mientras destacan el trabajo de la fiscal y esperan que se defina pronto la fecha del juicio.

Fuente: 0221




Comentarios