El conflicto entre Rusia y Ucrania ya cumplió 15 días desde el inicio de la invasión rusa. En ese marco, haremos un repaso por las claves de Vladimir Putin para comenzar la guerra y escalar a un enfrentamiento armado. Tras varios días de bombardeos, el ejército ruso avanza sobre el territorio y prepara el asedio a Kiev.

Tras varias semanas con las tropas rusas sobre la frontera ucraniana, Putin dio la orden para que comience el avance sobre el territorio ucraniano, con el objetivo de terminar con el gobierno de Zelensky. Si bien el conflicto armado continúa, ya han pasado varias negociaciones que terminaron en fracaso por las condiciones que pide Rusia.

A continuación, haremos un repaso por cuatro claves para entender el porqué en la escalada del conflicto que tiene a las principales potencias del mundo viendo tratando de entender.

Tensión militar en Ucrania

1- La guerra de 2014 en Crimea

Durante ese año, al este de Ucrania, el ejército de ese país se enfrentó a un grupo de separatistas prorrusos que fueron apoyados desde Moscú. Poco después de un mes de comenzado el conflicto, el gobierno de Vladimir Putin anexionó la península de Crimea, pese al rechazo de la comunidad internacional.

Si bien después de este conflicto, que dejó 14 mil víctimas fatales en ambos bandos, se había vuelto a una tregua. Sin embargo, hoy Crimea se ha transformado en uno de los principales puntos de apoyo de las tropas rusas para invadir Ucrania.

2- La exigencia de Rusia a Estados Unidos y la OTAN

Las relaciones entre ambos países está en un punto “crítico y peligroso”, según señalan desde Moscú. En ese marco, el Kremlin pidió que haya “garantías de seguridad” para que no haya una ampliación de la Alianza hacía las fronteras rusas.

Con una mirada puesta en dirección a Washington y a la OTAN, desde Rusia piden que se firme un documento donde se indiquen las garantías de que las ex repúblicas soviéticas Ucrania y Georgia nunca ingresarán en la Alianza, pese a sus anhelos de hacerlo.

La presencia de la Otan en el este de Europa Foto: Diego Forti

Esto se debe a la cercanía que generaría tener bases aliadas en esos países por su proximidad con Moscú y el “riesgo que implicaría” para el gobierno de Putín.

3- El rol de Estados Unidos y Europa en el conflicto

Una de las grandes exigencias del gobierno de Putin es que uno de los países que representan un “cinturón de seguridad” está transformándose en uno de los enemigos más cercanos a Moscú. Es que, la posible inclusión de Kiev a la OTAN provocaría que la capital rusa quedé al alcance de un posible ataque.

Sin embargo, tanto Estados Unidos como la Unión Europea representan un enemigo ahora para el Kremlin, dado que denuncian que hay “una guerra económica”, donde Biden se ha mostrado firme con decisiones que podrían implicar impacto económico a nivel global.

Joe Biden y Vladimir Putin, presidentes de Estados Unidos y Rusia, respectivamente, mantuvieron un esperado encuentro en Ginebra, Suiza durante el 2021. Foto: DENIS BALIBOUSE

4- Las sanciones económicas y políticas a Rusia

Ya son más de 280 empresas las que abandonaron Rusia de manera oficial, entre las que hay decenas de firmas norteamericanas que tienen en ese país gran parte de su mercado. Es que las franquicias como firmas multinacionales decidieron que no estaba bien visto estar en contacto con ese país ante la guerra.

La decisión no solo ha golpeado a la economía rusa, sino también a gran parte de la comunidad que se encuentra en el exterior como oligarcas, deportistas y artistas. Entre algunas de las sanciones, Rusia no podrá disputar el próximo mundial de fútbol.