Una importante organización narco que según las pesquisas tenía base en Puerto Iguazú y cuyos líderes estaban alojados en una Unidad Penal en Chaco fue desmantelada durante una docena de allanamientos dispuestos por la Justicia Federal y que fueron concretados por miembros de la Gendarmería Nacional.

Durante los operativos desplegados el pasado fin de semana en esa localidad, once personas fueron detenidas por estar sospechadas de formar parte de la banda que enviaba droga desde Puerto Iguazú hacia Tierra del Fuego.

Fuentes consultadas indicaron que el grupo criminal conocido como el Clan Brites tenía a sus cabecillas dentro de la Unidad Penal 11 de Roque Sáenz Peña, Chaco, dependiente del Servicio Penitenciario Federal, donde cumplían distintas condenas por delitos relacionados al narcotráfico.

Integrantes de la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales “Paso de los Libres”, de GNA, bajo supervisión del Juzgado Federal de esa misma localidad correntina, fueron los que iniciaron las primeras investigaciones para seguir los pasos de la banda ante la sospecha de distintas actividades ilícitas detectadas en el último tiempo.

Todo se inició cuando los pesquisas detectaron que una encomienda con panes de marihuana fue enviada desde Puerto Iguazú hacia La Rioja y a partir de ahí hubo un trabajo silencioso que permitió identificar sospechosos. A partir de esto se realizaron distintas intervenciones a líneas telefónicas de los implicados que permitieron obtener datos importantes para la causa.

Así se llegó al dato de tres internos de la UP 11 implicados en la organización, entre ellos Juan “Pipa” Brites (30), que el año pasado fue condenado a seis años de cárcel por el envío de droga desde Puerto Iguazú a distintos puntos del país. Mediante el rastreo de las distintas escuchas, se pudo establecer que estaban por despachar una encomienda con marihuana a Tierra del Fuego.

Puerto Iguazú: tras varios allanamientos, desbaratan banda narco con líderes en Chaco. Foto: GNA

A raíz de esto, el Juez federal de Paso de los Libres, Gustavo del Corazón de Jesús Fresneda, dispuso una entrega vigilada de la encomienda para intentar identificar a su receptor. De este modo, en Río Grande, un hombre ligado a la banda intentó llevarse el paquete y automáticamente quedó tras las rejas.

Luego de ese operativo, y con base en las investigaciones, se sospecha que la organización abrió un pub nocturno, inaugurado el sábado en Puerto Iguazú para seguir operando. Se añadió que la idea era lavar dinero y volver a armarse de fondos para coordinar nuevos envíos. El pub fue denominado “Club Native”, el cual fue clausurado y que estaba en manos de un testaferro identificado como Diego R., que también fue detenido.