La medida sanitaria del aislamiento social obligatorio, golpea a la economía de muchas familias que viven de changas el día a día. Por ello, desde el municipio de Iguazú gestionaron la compra y entrega de de alimentos y esta semana repartieron 1700 bolsines a las familias más vulnerables.

El Intendente Claudio Filippa y la secretaria de Acción social Iracema da Silva anticiparon que entienden que esta medida no llegue a todos, pero están trabajando para lograrlo. El municipio ha recibido $700 mil de parte de la provincia, casi el doble de lo estipulado por la emergencia alimentaria porque la situación se agravo con la emergencia sanitaria.

La entrega se hizo en los 24 merenderos que están bajo la órbita del municipio, y por los presidentes de las comisiones barriales. Cada bolsa contiene de 10 a 12 productos de la canasta básica, como ser, harina, aceite, azúcar, yerba, polenta, puré de tomates entre otros.