En horas decisivas para la Corte Suprema de Justicia de la Nación la que deberá determinar si se revoca o se confirma la condena a “Prisión Perpetua” de la joven Nahir Galarza por el crimen de Fernando Pastorizzo ocurrido en la madrugada del 29 de diciembre de 2017 en la ciudad de Gualeguaychú, ahora, apareció una escandalosa denuncia de quien fuera presentada durante la instrucción y el juicio oral como la “Perito Informática” especializada en altas tecnologías de la División Criminalística de la Ciudad de Gualeguaychú, Gabriela Estefanía Laiño.

A tres años de la tragedia, y habiéndose convertido en el caso más emblemático de criminalidad joven de toda la región seguido por la opinión pública y los medios nacionales e internacionales, el “Caso Nahir” no deja de escribir en forma permanente capítulos sorprendentes.

Gabriela Laiño se habría convertido, en cierta forma, en la primera arrepentida del caso sacando a la luz las irregularidades y arbitrariedades que la justicia entrerriana desarrolló en la investigación contra Nahir.

El dato más relevante del documento de inicio de la acción judicial de Laiño contra la Policía de Entre Ríos que se hizo público es que sabiendo que ella no tenía conocimiento alguno sobre las pericias a realizar que le pedían sus superiores el exfiscal Sergio Rondoni Caffa, el Coordinador de Fiscales Lisandro Beherán y el Comisario General Fabián Pérez entre otros, la obligaban igualmente a realizarlas bajo la frase: “Es una orden urgente”.

La denunciante que expone problemas laborales en la fuerza policial, es Licenciada en Bromatología, (es decir nada debidamente relacionado con la informática o tecnología) habría sido nombrada por decreto y desde allí terminó siendo funcional a cada causa donde sus superiores le habrían hecho cumplir todo tipo peritajes bajo amenaza coactiva y de temas para los que no tenía ni capacidad ni conocimiento alguno.

Denuncia de Perito "Causa Nahir Galarza"

En relación al “Caso Nahir”, Laiño habría manifestado que en la Causa IPP Nº 8190/17 y J/408 fue obligada a manipular el cuerpo sin vida de Fernando Pastorizzo para extraer patrón de huellas dactilares, realizar la apertura de su teléfono y también manipular el celular de la imputada Nahir Galarza alegando “todas estas tareas sin tener para ninguna de ellas los conocimientos técnicos ni elementales” por lo que se podría entender que era todo un montaje o una fachada para fraguar luego el resultado suscripto en las actas periciales, pero que realmente ella no sabía qué sucedía luego con los mismos.

Asimismo habría expresado “sufrí acoso sexual, Mobbing Laboral” y enumeró una serie de irregularidades en procedimientos para la que era utilizada además de contar que tras desarrollar esas tareas coaccionada por sus superiores comenzó a padecer trastorno de ansiedad, insomnio, desesperación, ideación suicida, pensamientos intrusivos, sueños recurrentes de persecuciones lo que llevó a la Junta Médica Superior a diagnosticarle “Estado inepto total y temporario”.

La bromatologa Laiño, que debió oficiar de perito informática en el juicio contra Nahir Galarza, finaliza expresando “temo por mi vida y no se que puedan hacer después de esta notificación”.

Desde el entorno de la misma decidieron hacerle llegar la documentación al manager de medios, Jorge Zonzini, para que la hiciera pública en sus redes a modo de salvaguardar su integridad física y protegerla de futuros ataques por parte de los involucrados y de la institución policial.

Cabe recordar que Zonzini cumplió la función de vocero de la joven Nahir durante los meses previos al juicio oral y desde hace más de 3 años informa sobre cuestiones del caso a la opinión pública y a los medios de comunicación siendo además quien denunció una y otra vez en cuanto debate televisivo, radial o en redes podía sobre la complicidad de todo el arco político de la provincia de Entre Ríos y la serie de arbitrariedades que la justicia ejerció en contra de las garantías constitucionales de quien se transformó en “La mujer más joven (19) en recibir una pena de Prisión Perpetua”.

Al ser consultado, el manager, sostuvo: “Desde el primer día sostuve que la justicia patriarcal, machista y misógina de Entre Ríos quería arrogarse el primer machicidio y demostrar que la mujer también mata sin importar las garantías constitucionales de dicha mujer para su defensa en juicio. Antes, me cabía alguna duda sobre si solo se trataba de fiscales y jueces burros sin conocimiento sobre violencia de género. Ahora, con este hecho que denuncia la perito que no era perito, tengo certezas de que se trata de un grupo de auténticos sinvergüenzas del derecho”.

Ahora solo cabe reflexionar y aguardar si este hecho no debiera hacer caer el polémico fallo tras el estudio de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y preguntarse, si será la de Gabriela Laiño la primera de una serie de denunciantes o solo la punta del iceberg para la aparición de otros arrepentidos.