Luego de darse a conocer en la mañana de este viernes que mujeres de la comunidad wichi embarazadas se esconden en el monte para que la policía no las detenga y traslade a los centros de aislamiento, ahora trascendió una denuncia que asegura que obligarían a personas del mismo sexo a implantantarle chips anticonceptivos sin su consentimiento.

Según compartió TN, las mujeres embarazadas afectadas en la causa serían 86 quienes relataron que atraviesan días de terror en el monte donde se esconden. Además, algunas de ellas agregaron que el temor no solo es por que las lleven a centros de aislamiento sino que también les implantarían anticonceptivos subcutáneos, es decir que se ubican por debajo de la piel, en el brazo y les otorgan una tarjeta que lo acredita. Todo, sin su consentimiento.

Sobre esto, el médico obstetra Oscar Guetmonovich en diálogo con el medio sostuvo: “Es una invasión total, una manera de control de natalidad”, opinó y agregó: “Tiene que haber un consentimiento para la implantación de ese chip”, remarcó.

Embarazadas se esconden de la Policía por miedo a que las separen de sus hijos.Captura TN

Además, agregó: “Esto se hace porque no requiere un gran seguimiento. Entonces una vez implantado, difícilmente se lo controle. Las pacientes no están informadas, ni menstrúan prácticamente, entonces pasa el tiempo y no saben si están embarazadas o no”, señaló Guetmonovich.

Las mujeres de la comunidad se refugian en el monte por temor a que el Gobierno las encuentre y las aisle en los centros de aislamiento. Además, de que aseguran que no saben si les practicarían cesárea y obligarlas a tener a sus hiijos.

“Quiero tener a mi bebé de manera normal. Si me hacen cesárea tal vez no voy a encontrar más a mi hijo. Tengo miedo”, relató un de las mujeres embarazada, que hace cuatro meses vive en el monte. Todo parece indicar que la mujer dará a luz en medio de la naturaleza. “No sé qué voy a hacer cuando pase, en la comunidad estamos todos asustados”, explicó.