Aceptó la observación de los planteos de nulidad presentados ayer por los defensores de la imputada, y las vocales votaron en contra.


El juicio oral a María Ovando por abuso sexual a una de sus hijas y una nieta, en el que están imputados también dos jóvenes, fue suspendido este martes al inicio de la segunda jornada en el Tribunal Penal de Eldorado. El presidente del Tribunal Penal Uno, Atilio León, se inhibió de la causa.

El magistrado aceptó la observación de los planteos de nulidad presentados ayer por los defensores de la imputada, Luis Fuentes, Roxana Rivas y Eduardo Paredes. En ella argumentaron que la fiscalía no había cumplido requisitos mínimos para formular la acusación. Por su parte, las vocales, Lyda Inés Gallardo y María Teresa Ramos, se opusieron a la observación de los defensores. Por lo que León presentó su inhibición en la causa, al considerar que la vaguedad de la acusación no le permite determinar qué debe juzgar. Ahora se deberá aguardar ahora que se conforme un nuevo tribunal.

Ovando habría permitido que su pareja y un amigo de este, abusen de su hija y una nieta. Los abusos habrían empezado dos años después que Ovando fuera absuelta del delito de “abandono de persona”, tras la muerte por desnutrición de otra de sus hijas cuando sólo tenía tres años. La acusación que pesa sobre la mujer es de “facilitación para la corrupción de menores”, mientras que Marcos Iván Laurindo y Lucas Ferreira, ambos de 23 años enfrentan la imputación de “abuso sexual con acceso carnal doblemente calificado y abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima doblemente calificado”.

En Cámara Gesell, las víctimas de 5 y 9 años habrían acusaron a los dos jóvenes como los responsables de haberlas abusado. Su hija habría sido abusada de forma reiterada mientras que la nieta sufrió manoseos de parte de los acusados.




Comentarios