Una docente debió recolectar personalmente los testimonios de los estudiantes ante la inacción de las autoridades escolares.


Una docente denunció el miércoles pasado a un profesor por abusos sexuales contra más de 30 estudiantes, fue después de que el alumnado le contara situaciones incómodas vividas con él durante el dictado de la materia Electrónica y Proyecto Tecnológico en la Escuela Técnica Carmen Molina del Llano. El curso coincidió que las experiencias que sufrieron no eran normales y decidieron relatárselo a la maestra de turno.

La denuncia fue hecha ante la División de Delitos Contra la Integridad Sexual de la Jefatura de Policía de Corrientes por parte de las autoridades educativas. Por el momento, el profesor denunciado fue identificado por su apellido, Montenegro. La escuela no activó el protocolo de actuación ante este tipo de situaciones. La denunciante explicó: “Desde el momento en que me di cuenta que podía terminar el ciclo lectivo sin que la escuela haga algo, decidí denunciar, porque estas chicas pueden tener al abusador como profesor el año que viene y no debería ser así”.

Al principio fue un grupo reducido de alumnos de una misma cursada, pero con el pasar de los días estudiantes de otros años se acercaron para relatar situaciones similares que vivieron con el docente. Una de las chicas contó que “me apoyó la mano sobre la rodilla y fue subiendo. Cuando iba a llegar a levantarme la pollera, yo le saqué la mano”. Otro de los testimonios afirmó que “era incómodo cómo nos miraba todo el cuerpo, preferíamos no levantarnos ni para ir al baño y quedarnos con la duda si no entendíamos un tema con tal de no acercarnos a consultar”.

Las adolescentes relataron que “varias veces nos preguntó dónde vivíamos, si íbamos solas a casa, si nos venían a buscar. Algunas veces nos encontró esperando el colectivo en la parada y se ofreció a llevarnos en su auto. Siempre le dijimos que no porque le tenemos miedo”. Este era una de las experiencias de las alumnas que quedaron registrados en las actas que están en la Justicia.

Una alumna aseguró que mientras hablaba con Montenegro notó como serelamía los labios mientras se tocaba el pantalón“ cerca de los genitales. También hubo testimonios de jóvenes que lo descubrieron mirando pornografía en clases.  Otra de las actas documentó que el docente apoyó su mano en el muslo  de una joven e intentó subirle la falda “para ver de qué color era el short que tenía debajo”. Días después habría frotado la oreja de la joven con los dedos.

Desconocimiento público

La directora del establecimiento, Evangelina Maciel aseguró: “Yo no tenía conocimiento de nada, porque a mí no se me acercó ninguna alumna y ningún profesor a decirme nada”. Esto se contrariaría con respecto a las declaraciones de la profesora que denunció los abusos sexuales y además la puso al tanto de la situación. De hecho, la denunciante afirmó que le había ordenado que anote cada testimonio e incluso le dio el libro de actas en mano.

Respecto a las medidas a tomar con Montenegro dentro de la institución, la directora aseguró que “cuando haya algún acta tendré que hablar con los supervisores y pedir asesoramiento, para seguir las vías que correspondan que no sé cuáles serían porque nunca nos pasó”. Y agregó: “En el momento en que llegue a mis manos algo escrito, es el momento de actuar como dirección”.

Sin embargo, en sólo dos días la profesora denunciante recolectó más de 25 testimonios de alumnas mujeres y 5 de varones que fueron testigos o sufrieron experiencias de abuso sexual. La docente ante la falta acción por parte de las autoridades del colegio decidió llevarlo a la justicia. Según publicó El Litoral






Comentarios