En medio del gran despliegue sanitario dispuesto en Córdoba ante la detección de una veintena de casos de coronavirus de la variante Delta, habló este viernes uno de los contagiados. Se trata del sobrino del viajante boliviano que llegó infectado de Perú, rompió el aislamiento y dispersó el virus.

//Mirá también: Hay más de 800 personas en aislamiento por la variante Delta en Córdoba

En diálogo con Eldoce.tv, el hombre indicó: “El lunes me hice un hisopado rápido y dio negativo. El martes vino a hisoparme la gente de Salud porque había sospechas de esa variante y el miércoles me avisan que soy positivo”. Luego “vino una camioneta con personal militar y los del COE, nos encerraron y nos dijeron que podía ser realmente la variante Delta”, narró.

Al ser consultado sobre la salud de su familia, Eduardo, como se lo nombró ficticiamente para preservar su identidad, indicó que “los más chicos de la familia no han tenido síntomas por suerte, y yo tampoco”. No obstante, lamentó que su esposa “está internada y estable, pero nos preocupa mucho las manchas que tiene en un pulmón”. “Me dijeron que hay que seguirla paso a paso por el tema de la variante esta”, señaló.

//Mirá también: Variante Delta en Córdoba: cinco detenidos por propagar el virus

En este sentido, el sujeto aclaró que la mayoría de sus parientes están vacunados contra el Covid-19, excepto su madre que es “la que más está sufriendo”.

Negó que hayan abierto locales estando infectados

La Unidad Fiscal de Emergencias Sanitarias (UFES), que tiene a cargo la investigación del caso, aseguró que algunos familiares del hombre abrieron sus locales comerciales pese a estar infectados. Esta información fue negada de manera rotunda por Eduardo.

//Mirá también: La variante Delta obliga a replantear todo en Córdoba

“El que tenga pruebas que las muestre porque apenas ellos se enteraron del positivo de mi hermano (otro de los familiares contagiado) ahí nomás cerraron todo y se aislaron”, aseveró.