Ignacio Nicolás Martín (19), conocido como el “falso médico del COE”, se encuentra cada vez más complicado a nivel judicial. Ahora, la causa por ejercicio ilegal de la medicina quedó en pausa una vez más, ya que su indagatoria fue prorrogada por un conflicto de competencia; así como también las pericias que había dispuesto el fiscal riocuartense, Daniel Miralles.

El falso profesional permanece detenido desde el jueves, cuando Miralles lo imputó por presunta falsificación y uso de documento público, ejercicio ilegal del arte de curar y de una profesión. Martín decía tener 24 años y haberse matriculado como médico en junio. Ahora, permanece alojado en una celda individual en la alcaidía de la Departamental Río Cuarto de Policía.

En las últimas horas su situación se complicó porque fue denunciada la muerte de un joven de 29 años atendido por él en noviembre, cuando supuestamente era médico del COE en Río Cuarto. El hecho fue denunciado ante el fiscal de turno, Pablo Javega.

Por lo que, ahora, el fiscal de Cámara Julio Rivero debe resolver si el hecho podría ser investigado como homicidio con dolo eventual. En tal caso, como se trataría de un delito más grave que el fijado por Miralles, el expediente completo podría pasar a Javega.

Los denunciantes

Mateo Abrile es el abogado de la mujer que denunció el accionar médico de Martín. Explicó que en noviembre falleció el hijo de su clienta, de 29 años, y que el médico que lo atendió fue Martín. Contó que la madre y los tres hijos estaban en un mismo domicilio en Río Cuarto, aislados preventivamente mientras esperaban los resultados de un hisopado, por haber tenido contacto con un contagiado de Covid-19.

El caso

Según la madre, en octubre le habían diagnosticado a su hijo una insuficiencia cardíaca y estaba con un tratamiento. Pero el 13 de noviembre “amaneció mal, como cansado”. La familia habló por teléfono con su médico de cabecera pero, como estaban aislados, éste contactó al COE y enviaron a Martín a su domicilio. El médico trucho llegó solo, con un bolsito, poco antes del mediodía.

Los familiares de la víctima relatan que Martín le colocó un aparato en el dedo al paciente (sería un oxímetro) y enseguida notaron en él “una especie de alteración y desesperación”.

Fue en ese momento que el falso médico les preguntó “si alguno en la casa sabía hacer reanimación cardio pulmonar”. Un hermano menor dijo tener conocimientos básicos y Martín le indicó “que arranque con la RCP”. Muy poco después, el “médico” pidió que llamen al 107, número de emergencias, y que pongan en altavoz la comunicación, para escuchar instrucciones.

Posteriormente, el médico del servicio 107 llegó con un enfermero y minutos después le dijeron “que no había nada que hacer”, que el joven había fallecido. En principio se iba a aplicar el protocolo Covid-19 para aislar el cuerpo, pero el propio Martín, entonces referente del COT, se ocupó de averiguar sobre los análisis pendientes y confirmó que los resultados de los análisis de la familia eran negativos.

“Se pregunta qué hubiera pasado si a su hijo lo hubiera atendido un médico verdadero”

“La madre dice que en ese momento hasta le agradeció a Martín, porque creía que había hecho todo lo posible. Ahora que lo reconoció en la televisión, se pregunta qué hubiera pasado si a su hijo lo hubiera atendido un médico verdadero, si alguien con conocimientos le hubiera dado los primeros auxilios. La gran duda es si su hijo se hubiera salvado o al menos hubiera llegado con vida al hospital”, explicó Abrile.

El letrado precisó que lo que la familia denunció son los hechos, pero en principio podría tratarse de un caso de homicidio por dolo eventual. “El fiscal será el encargado de darle el marco jurídico. Pero para nosotros, Martín se debe haber representado las consecuencias, porque no se estaba haciendo pasar por carpintero sino por médico, y podía causar lo peor, que es la muerte, y sin perjuicio de ello continuó con su accionar, despreciando el resultado”, analizó Abrile.

Otras denuncias

Contra el falso médico y “todos los eventuales responsables de su accionar, en el municipio y en la Provincia”, también fue presentada otra denuncia de un paciente al que Martín le diagnosticó coronavirus, y en realidad tenía una enfermedad cardíaca.

Daniel Alfredo González hizo este martes la presentación en Tribunales. “Mi papá también podría haber muerto, le dieron el alta por teléfono del supuesto Covid, después él descubre que tiene un problema cardíaco, ni la Provincia ni la Municipalidad que ni siquiera nos llamaron a ver cómo estaba mi papá, hubo un abandono total”, dijo su hija, Yazmín. “Lo primero que hay que saber es quién lo puso a ese chico ahí, quien lo tomó como médico”, cerró Daniel.