“Dame una alegría, quiero ser campeón”, atronó el público en el Kempes, en el regreso de los hinchas de Talleres a las tribunas y cuando Michael Santos puso el 2 a 0 sobre Atlético Tucumán, para resolver un encuentro que fue todo un escollo para la T. Y para empezar con festejo el 12 de octubre, día del aniversario del club de barrio Jardín.

//Mirá también: Talleres desató una fiesta legal en el Kempes: venció a Atlético Tucumán y está a un punto de River

“Después de tanto tiempo, nos sentimos muy respaldados por los hinchas”, afirmó el delantero uruguayo, que alcanzó a Enzo Díaz como goleador Albiazul en el torneo. Y explicó como fue el segundo: “Siempre trato de tomarme un segundo más antes de definir. Cuando acomodé la pelota y enganché ante el defensa, era cuestión de ponerla junto al palo”.

//Mirá también: Los goles de Talleres, en una ráfaga para vencer a Atlético Tucumán y ponerse a uno de la punta

Atlético le dio pelea, sobre todo en el primer tiempo. Y Talleres dio una muestra de carácter para jugar ante su público con la presión de no perderle pisada al River puntero. “Sabíamos que iba a ser un rival complicado, en los primeros 45 no tuvimos ideas claras pero después supimos abrirlo. Estudiamos a cada rival y con las armas que nos da el Cacique tenemos con qué lastimar”.

Y para finalizar, destacó aún más al DT: “Cacique además de ser el entrenador es un amigo. Estoy agradecido porque me devolvieron el nivel”.