Mientras se extiende el paro por la prohibición de exportar carne, la secretaria de Ganadería de Córdoba, Catalina Boetto, ha sumado su voz en contrario y ha calificado de “inentendible” la medida dispuesta por el Gobierno Central, en Buenos Aires.

//Mirá también: Córdoba sale el lunes del confinamiento estricto por coronavirus

Sin rodeos, la alta funcionaria provincial no dudó en rechazar la restricción a las exportaciones y expresó que “con esto pierden todos, no gana nadie”, dijo desde Jesús María, uno de los centros de la actividad ganadera de la región.

“Venimos pensando una ganadería con el norte puesto en la exportación, que tenga trazabilidad, que cumpla con el pedido de disminuir las emisiones de gases y cuidar el recurso del agua, toda una serie de ordenamientos alineados a exportar y que sea un producto de altísimo nivel nutricional. Pero de repente aparece esto y es un mazazo, inentendible”, disparó Boetto, en alusión a la medida nacional.

Seguidamente detalló que en la provincia de Córdoba hay 21.000 productores ganaderos y que la mitad de esos son pequeños productores: “a un pequeño productor exigirle una mejora de su estándar ambiental no es sencillo, pero lo veníamos logrando. Incluso con un trabajo para tener marcas, etiquetar productos con código QR, que los centennials que son los nuevos consumidores sepan qué se hace en Córdoba”, relató con algo de ironía.

“Veníamos trabajando en una licencia de producción sustentable. Esto te deja sin palabras, es un desconcierto”, lamentó en el cierre de sus declaraciones que recoge este viernes el diario cordobés La Voz del Interior.