Después de horas días de angustia, en un largo periplo desde Hungría, Franco Gavidia, el jugador cordobés de handball, regresa a Córdoba a la espera de que pasen diez días y pueda reencontrarse con su perro Coco, que quedó varado en Ezeiza por no tener colocada la vacuna antirrábica.

Gavidia habló con Modo Fabiana por Radio Pulxo, y contó parte de las peripecias: “Un poco aturdido por todo lo que pasó pero ahora contento, porque en unas horas viajo a Córdoba para reencontrarme con mi familia. Queda una ONG y un veterinario a cargo de Coco por dos días, hasta que vuelva. Está en un predio de la aduana y le van a poner la vacuna y le darán el apto para que pueda salir, después de los 10 días de cuarentena”, explicó Gavidia.

“Reconozco que la culpa era mía, que faltaba lo de lo de los papeles, pero Senasa actuó mal porque no me dio alternativas, y yo le había ofrecido varias. Pero querían que me fuera del país con el perro. Fue un poco exagerado lo que se habló de que lo iban a sacrificar, porque Senasa nunca dijo de que había que matarlo. Pero si lo deportaban indirectamente iba a ser así, porque no tiene quien lo reciba en otro lado, iba a estar dando vueltas y a la larga se iba a morir”, añadió el cordobés.

Franco Gavidia, el cordobés jugador de handball que volvió de Hungría. Su perro Coco quedó varado.

Gavidia dejó Hungría por el alerta a estar en la zona afectada por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. “Ya me tocó pasar tres meses encerrado en España por el Covid y sin ver a mi familia. Se activaron alarmas, el presidente dijo que estuviéramos atentos y dije chau, me voy. No quería que me pasara lo mismo, así que agarré a Coco y me viene. Pasé por otros aeropuertos sin problemas y acá me pusieron los mil peros para entrar”, afirmó.

Coco nació en Polonia hace un año y medio y lo adoptaron. Según comentó Gavidia, en 10 días podrá reencontrarse con el resto de la familia. “Hace seis meses que no ve a mi esposa y a mi hija”, completó el jugador.