En el año 2.000 Javier Molinari comenzó a trabajar a la par de Fernando Quiroz, y juntos trabajaron durante dos décadas en una veintena de equipos. En Argentina, Bolivia, Chile. El último eslabón de esa extensa trayectoria fue Instituto en la temporada pasada. Teté Quiroz se desligó del club de Alta Córdoba, en parte para atender la salud de su padre, y sus caminos se separaron temporalmente. Porque ahora Molinari es técnico, en República Dominicana y su incipiente liga profesional.

//Mirá también: Teté Quiroz: “Creo que la gente de Instituto me va a recibir bien”

“Desde hace un par de años Hugo Catrain, dueño del club Delfines del Este, me venía contactando. Tomé la decisión por este parate de Teté y estoy muy agradecido porque me tratan de maravilla. El año pasado Delfines fue subcampeón y completamos un plantel competitivo, porque debemos afrontar también una copa internacional”.

Entusiasmado, en un jueves agitado en Santo Domingo porque el Monterey de México, con Rogelio Funes Mori, Matías Kraneviter y Maxi Meza en su plantel, debuta en octavos de la Liga de Campeones de la Concacaf ante el Pantoja de Dominicana; el Javi Molinari está en vísperas de su debut.

//Mirá también: Teté Quiroz y su recuerdo de Maradona como DT

“El torneo local se inicia el 17 de abril, pero además debemos afrontar una copa durante mayo con equipos de Haití y Trinidad Tobago. Los campeones y subcampeones de cada país. La Liga dominicana tiene 12 equipos y cuenta con sponsors fuertes, y por eso vienen futbolistas conocidos. Además, por el tema de la pandemia selecciones como la de Panamá hacen de local acá, y la gente se entusiasma”.

A la hora de enumerar los refuerzos, Molinari saca a relucir la lista. “Está Carlos Carbonero, que en Argentina jugó en River y Arsenal; el Lobo Alejandro Guerra, goleador del Atlético Nacional y que pasó por el Palmeiras; Yessi Mena, colombiano ex Junior; el uruguayo Cristian Pérez, Carlos Heredia, que es el 10 de la Selección dominicana, y Mateo Cardona, hermano del jugador de Boca”.

Además, conformó su cuerpo técnico con Juan Maestre, ayudante de campo español egresado de la Academia del Real Madrid, el preparador físico venezolano José Oviedo y el entrenador de arqueros Carlos Uribe.

“Nos armamos muy bien. Somos locales en el estadio Olímpico Felix Sánchez junto a otros otros dos clubes de la aquí de la capital, porque Catrain mudó a los Delfines aquí a Santo Domingo. Y todos los equipos tratan de sumar jugadores de experiencia y renombre, como el Cibao, que contrató al Chiqui (Claudio) Pérez, ex Belgrano, y a Lihué Prichoda”, resaltó.

“Me siento muy cómodo, porque la gente es muy cálida y nos cumplieron con todo lo prometido. El coronavirus acá no afectó tanto, y así y todo ya tengo las dos dósis de vacuna. Dejan entrar público a los estadios, con capacidad reducida, pero va porque se identifican con el equipo y están entusiasmados con el torneo”, completó.