Cinco personas irán a juicio por organizar una multitudinaria fiesta clandestina sin cumplir las medidas sanitarias en plena pandemia de coronavirus. Así lo dispuso el Juzgado de Control en lo Penal Económico de la ciudad de Córdoba.

//Mirá también: Restricciones en Córdoba: la Policía desactivó siete multitudinarias fiestas clandestinas

El evento ilegal, que se llevó a cabo el 9 de julio de 2020 en el establecimiento Pinar del Río de Villa Warcalde, contó con la concurrencia de unas 270 personas. Según señaló el juez a cargo Gustavo Hidalgo, se trató de un encuentro de gran magnitud, no un “mero evento gastronómico” como sostenía la defensa.

En esa misma línea, el letrado explicó que tres DJ’s fueron convocados a este festejo. Además, la investigación está enfocada principalmente en el incumplimiento de las medidas sanitarias establecidas por las autoridades tanto nacionales como provinciales.

//Mirá también: Restricciones en Córdoba: la agresión a un policía que desarticuló una fiesta clandestina

En este sentido, Hidalgo indicó que la fiesta generó “una situación de desborde general que fue consentida por los acusados al no suspender el evento inmediatamente, lo que puso en riesgo la salud pública”. Los imputados en esta causa son Federico Facchin, Juan Diego Faya, Martín Huergo, Matías Horacio Milani y Sebastián Rinaldi.

Por promover la propagación de una enfermedad

La Justicia intenta determinar si los imputados cometieron el delito de propagación de una enfermedad. Según explicó el juez Hidalgo, se trata de un “peligro abstracto”, por lo que “basta simplemente con que los imputados hayan incumplido la prohibición para que se configure el tipo penal bajo análisis”.

//Mirá también: Millonaria multa al dueño del campo donde se realizó la fiesta clandestina en La Granja

“Efectivamente se pudo constatar que en el lugar se congregó una multitud de personas que no portaban barbijo, no respetaban la distancia social, ocupaban mesas en cantidades superiores a las autorizadas, entre otras cuestiones”, señala la resolución de las autoridades municipales que desactivaron la fiesta.