Pertenece a Marisol Reartes, buscada junto a su hija desde hace casi cinco años.


El cráneo encontrado hace dos meses en la zona del Dique La Viña, en Traslasierra, pertenece a Marisol Reartes, una joven de 18 años que estaba desaparecida junto a su hija desde 2014.

Los restos óseos habían sido encontrados en una vivienda, en el área principal donde era intensamente buscada la mujer. Y la prueba de ADN tuvo un resultado positivo.

Aún se desconoce el paradero de la niña, Luz Morena Oliva, que en ese momento- el 2 de febrero de 2014- tenía dos años.​

 El 31 de octubre pasado, un hombre regresó a su vivienda ubicada en el camino que une el dique con Los Pozos, y encontró a los perros con restos humanos. Inmediatamente, realizó la denuncia.




Comentarios