Durante la mañana de hoy, trabajadores de salones de fiestas y eventos de Córdoba pidieron el retorno urgente de la actividad. Su trabajo se ve afectado desde que comenzó el aislamiento, social, preventivo y obligatorio; y no pueden realizar su actividad desde hace 8 meses.

La situación no sólo afecta a los dueños de los salones, sino todas las actividades que dependen de este rubro, como los fotógrafos, Técnicos, DJ y mozos, según explicaba Lorena Escalerandi, vocera de la Asociación de Dependientes de Eventos Privados Sociales y Afines (Adea).

Para retomar los eventos, Adea presentó su propio protocolo sanitario. Desde Vía Córdoba pudimos acceder al documento que propone declaraciones juradas para todos los asistentes, "burbujas" para comer y/o bailar y uso constante del barbijo.

¿De qué se trata el sistema de fases?

Según se expresa en el documento, Adea - en consonancia con los pedidos del COE- propone un sistema de fases para retornar paulatinamente la actividad. En la primera fase, se propone una cantidad máxima de 3 empleados, con eventos dentro del horario de las 15 a las 22, y sin la posibilidad de incluir factores como bailes o espectáculos en vivo.

En la fase 2, se propone la incorporación del 60 por ciento de invitados -teniendo en cuenta la capacidad del salón-, sin asistentes que sean de grupo de riesgo, con baile protocolar y con la posibilidad de un baile en "burbujas" con los integrantes de cada mesa. A su vez, en esta etapa, se permiten Djs, fotógrafos y demás, junto a la posibilidad de un espectáculo en vivo.

Cada mesa dispondrá de un espacio bailable

Las fases concluyen en la número 5, con la habilitación de todas las cuestiones tradicionales de un evento.

Refuerzo de medidas sanitarias

El documento asegura que el salón contará con todos los datos personales de los invitados junto a su declaración jurada. Además, se adoptarán todas las medidas de seguridad que se tienen en los espacios públicos como: medición de temperatura, desinfección del local entre eventos, utilización del barbijo constante y distanciamiento social.

Cartelería y elementos para marcar el distanciamiento obligatorio.

En cuanto a la capacidad de las mesas, se prevén 8 comensales, con distanciamiento de 1,5 mt. y dispensers de alcohol en gel.

Las mesas estarán a una distancia de 1.5 metros.

En cuanto a los tradicionales bailes, se permitirá el baile protocolar del evento -vals-, y la posibilidad de un baile recreativo entre los integrantes de una misma mesa y en un espacio determinado.

Por el momento, el gobierno no se ha expedido al respecto, y sólo está vigente la ordenanza que les permite a los salones de fiesta oficiar de locales gastronómicos, únicamente,