El delito es "propagación culposa de enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas".


Marcelo Lázaro, director médico del geriátrico Santa Lucía de Saldán y el médico Lucas Figueroa, fueron imputados por el fiscal Andrés Godoy.

Es por el delito de “propagación culposa de enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”, previsto en los artículos 45 y 202 del Código Penal.

En este caso, por el brote de coronavirus ocurrido en el establecimiento. Por lo que el delito es agravado por el resultado de enfermedad y muerte, en calidad de autor.

Según informó el Ministerio Público Fiscal, en los próximos días se notificará a los imputados la fecha para recibir declaración indagatoria, al tiempo que continúan diligenciándose medidas investigativas.




Comentarios