Implementaron un protocolo que acompaña a los trabajadores desde sus casas al trabajo. Debieron reacondicionar la empresa para recibir a los empleados.


La automotriz Fiat Chrysler Automobiles Argentina (FCA) retomará este miércoles la producción de vehículos en la planta ubicada en la localidad de Ferreyra, en la provincia de Córdoba, siguiendo los protocolos de control sanitario, después de dos meses de inactividad por el aislamiento obligatorio.

La compañía informó que para concretar la vuelta a la producción “toda la planta fue acondicionada para garantizar la salud y la seguridad de los empleados como una prioridad, para lo cual por se implementó un protocolo que los acompaña desde sus casas al trabajo”.

De manera gradual a partir de mañana, los colaboradores de FCA y proveedores retomarán las actividades en la planta de Ferreyra para la fabricación del Fiat Cronos, con una producción diaria prevista para los próximos días en unas 310 unidades destinadas a la exportación y al mercado interno.

Mientras tanto, gran parte del personal que se desempeña en áreas de soporte, no afectadas directamente a la producción, continuará bajo la modalidad de teletrabajo asegurando el menor movimiento de personas posible.

De esta manera, Fiat se sumará al regreso a las actividades que ya iniciaron las plantas de Volkswagen en General Pacheco; de Toyota en Zárate y de Renault en la capital cordobesa, aunque esta última en una primera instancia imitada al sector de estampado.

La automotriz seguirá con el Protocolo de Control Sanitario Industrial definido por el Ministerio de Salud, el Ministerio de Industria, Comercio y Minería, el Ministerio de Trabajo y el Centro de Operaciones de Emergencia de Córdoba.

Entre las medidas dispuestas por FCA, todos los colaboradores deberán cumplir en sus casas el test de autoevaluación a través de una App desarrollada para identificar a las personas con síntomas, que admitirá o no el ingreso a la planta.

En el predio industrial todo el personal recibirá mascarillas que deberán ser utilizadas todo el tiempo que permanezcan allí, y se dispuso el control de temperatura en todos los acceso al predio de FCA y oficinas corporativas en Córdoba y Buenos Aires con un termómetro de distancia.

Dentro del predio y las oficinas se dará prioridad a la limpieza, haciendo hincapié en los factores de riesgos, como picaportes de puertas, tanto internas como externas, molinetes de ingreso, mesas de reuniones, teclados de microondas, heladeras, barandas de escaleras, escritorios y baños, etcétera.

Al mismo tiempo, los colaboradores encontrarán demarcaciones y señalizaciones para asegurar distanciamiento en los accesos, lugares de descanso, puestos de trabajo, salas de reuniones y áreas comunes.

También habrá disponible alcohol en gel en los espacios de trabajo y en áreas comunes para desinfectar las manos y vasos descartables para no recargar botellas plásticas personales en los dispensers de uso común.​

En los comedores de la planta de Córdoba, los asientos disponibles se redujeron en un 50 por ciento y se redistribuyeron para permitir una mayor distancia entre los usuarios. Además se colocaron acrílicos separadores como barreras físicas.​

Finalmente, FCA se aseguró que cada uno de sus colaboradores viaje a su lugar de trabajo de manera segura, por lo cual ninguno podrá hacer uso del transporte público.




Comentarios