“Nos sacaron todo, nos fundieron y dejaron sin trabajo a toda la gente del Rancho, acá los tengo a mis mozos buscando las botellas que dejaron tiradas al costado del río. Tengo impotencia y un dolor en el alma”, contó la dueña del restaurante “Rancho El Tata” a El Doce, un local gastronómico ubicado en San Antonio de Arredondo, tras sufrir el tercer robo en menos de nueve meses.

El hecho ocurrió en la madrugada de este viernes en un local gastronómico situado en avenida Cura Brochero al 2.852, y donde malvivientes se llevaron de todo, desde microondas, un horno, computadora, utensilios, y hasta una importante cantidad de productos y alimentos.

“Nos robaron todo, nos robaron nuestro sueños porque nosotros somos gente laburadora que está emprendiendo hace diez años en este pueblo”, dijo Laura al medio cordobés, una mujer oriunda de La Rioja pero residente de San Antonio desde hace unos diez años y que con sumo esfuerzo, apostó a un nuevo emprendimiento junto a su marido y su sobrino.

Respecto al robo en sí, la mujer relató que un vecino fue quien la llamó para contarle lo que había sucedido luego de notar gas de matafuegos en todo el local, lo que de inmediato le pareció verdaderamente extraño. Además, un hecho que habría dejado en evidencia a los malvivientes ya que un camino marcado con el polvo del extintor hasta sus propias viviendas, los habría delatado.

"Rancho El Tata" sufrió su tercer robo en menos de nueve meses.(Foto: El Doce). | El Doce.

Sin embargo, a pesar de la evidencia, cuando llegó la Policía y los propios dueños del sitio, fue demasiado tarde porque ya los habían desvalijado. “Nos vaciaron la vinoteca y hasta se llevaron carne, pescados y cosas que había en los freezers”, detalló la mujer, quien además aseguró que debido a la inseguridad, en San Antonio de Arredondo “no se puede laburar”.

Ahora no sabemos qué hacer. No vamos a abrir para que nos vuelvan a robar en unos días o que nos quemen el rancho. Es una situación de mierda porque me han quitado la paz y no se puede vivir tranquila”, se descargó la mujer tras su tercer robo en menos de nueve meses.