Las ventas de hierbas aromáticas están creciendo, no solo porque los consumidores salen menos y cocinan más en casa desde que empezó la pandemia, sino también porque están experimentando cada vez más con nuevas recetas de diferentes países, informa Jesús Gómez, director de Agromediterránea.

Durante el encierro, el sector reventa se enfrentó a un leve incremento de la demanda por el mayor consumo en el hogar, pero sucedió lo contrario en la industria de los restaurantes y hotelería, donde la demanda cayó por el cierre de estos establecimientos.

Hierbas aromáticas (Rumbos - En Casa - 123RF)

Esta empresa cuenta con una selección de hierbas aromáticas que incluye cebollino, albahaca, cilantro, menta y perejil. Se comercializan en formato paquete, y también en blisters o envases flowpack que protegen el producto durante toda su vida útil, facilitando su distribución y garantizando la seguridad alimentaria. Existen en casi todos los países opciones a medida de los gustos de los usuarios pero claramente esta disparado el consumo en las cocinas de muchos chefs particulares que atienden sus gustos.

La demanda de todas las hierbas aromáticas ha aumentado, ya que los consumidores ahora cocinan en casa desde cero utilizando una amplia gama de ingredientes. Les gusta experimentar con nuevas recetas de otros países y también con otras tradicionales en las que las hierbas aromáticas juegan un papel clave a la hora de dar ese toque extra de calidad. También potencian el sabor de las comidas, lo que conlleva una reducción en el uso de sal. Por todo ello, podemos hablar de un impacto muy positivo en la dieta de los consumidores.

El gran reto de este año, sin duda, será adaptarnos a las consecuencias del COVID-19 en el consumo. También debemos ser capaces de satisfacer las demandas de los consumidores y adaptarnos a cualquier tendencia, ya sea ayudando a los consumidores en casa o adaptándonos a los necesidades de la alta cocina con productos variados y de alta calidad.

Fuente: freshplaza