La Ciudad de Buenos Aires continúa con el plan de vacunación contra el coronavirus. Desde este martes a las 8.30 se podrán anotar aquellas personas de entre 55 y 59 años que contengan factores de riesgo para recibir la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

//Mirá también: Continúa la campaña de vacunación antirrábica en la ciudad

Para empadronarse hay que ingresar a la web oficial de la Ciudad. Y hay que aguardar el día y horario indicado para que quede habilitado el link que permite cargar los datos.

Esta etapa contempla a un grupo específico: aquellos que tienen enfermedades prevalentes y al personal estratégico, compuesto por las fuerzas de seguridad, bomberos, personal de áreas de emergencias y de desarrollo humano y docentes, entre otros.

De esta manera, el nuevo grupo (55 a 59 años) será el primer escalón de la vacunación a personas de entre 18 a 59 años que tengan una condición de salud o enfermedad prevalente que le genere más riesgo a la hora de contagiarse de coronavirus.

Argentina está a la espera de más vacunas. Ignacio Blanco | Los Andes

A las 130.000 personas que comprenden el personal estratégico se suman 145.000 porteños con estas características. El empadronamiento irá avanzando a medida que vayan llegando más vacunas.

Según indicó Clarín, el Ministerio de Salud de la Ciudad explicó que las personas luego de anotarse para solicitar su turno para ser inmunizado, deberán realizar una declaración jurada, pero además tendrán que presentar una constancia o certificado médico que demuestre que cumplen con los requisitos para ser considerados de riesgo.

//Mirá también: Coronavirus: el Gobierno de la Ciudad se contactó con Israel para acceder a la compra de vacunas

Cuáles son los requisitos

Los porteños de 18 a 59 años de riesgo tienen que presentar un documento que asegure que tienen una enfermedad de base.

Los requisitos para ser considerados como tal son problemáticas como la obesidad, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias moderadas o graves, diabetes, enfermedades renales crónicas, cirrosis, personas con inmunosupresión adquirida, HIV/SIDA, los trasplantados, los pacientes oncológicos y oncohematológicos con diagnóstico reciente o enfermedad activa, tuberculosis activa, personas con Síndrome de Down y discapacidad intelectual y del desarrollo.