Las villas porteñas muestran una situación estable en relación a los contagios por coronavirus y allí hay un 42% de inmunidad, algo que difiere con la realidad en otras partes de la Ciudad de Buenos Aires. Es que en los barrios populares el pico de casos fue entre mayo y junio pasados.

En la actualidad, según las autoridades sanitarias, Capital Federal aún no transita una segunda ola. En estos días, la mayor concentración es en las Comunas 2 y 14, que corresponden a los barrios de Recoleta y Palermo.

En las villas, la curva se encuentra estable: se reportan 15 casos por día y la letalidad es del 1,6%, la mitad que en otros barrios. Hasta el momento, allí hubo 17.893 casos positivos y 287 fallecidos, mientras que en toda la Ciudad hay más de 187.000 casos acumulados y casi 6.000 muertos.

Un residente con tapaboca camina cerca a un ingreso a la Villa 31 en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). (Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

El 42% de los vecinos de barrios populares están inmunizados, mientras que en barrios como Palermo o Recoleta, sólo el 3% lo está. Esto explica en parte por qué en las villas se registra una estabilización. Esto no significa que no haya que seguir con los cuidados y con la política de rastreo, detección y aislamiento”, manifestó Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria y a cargo del programa DetectAr en la Ciudad, en diálogo con Clarín.

Y agregó: “Si bien hay una estabilidad en los barrios populares, estamos alertas. Esta pandemia fue afectando a diferentes grupos, en diferentes fases. La primera ola afectó a personas y familias que habitaban en inquilinatos, viviendas colectivas, villas y hoteles; y a los adultos mayores, en los geriátricos. Ahora la forma sociológica de esta nueva escalada de casos se ubica entre los vecinos de clases media y media alta. Y a nivel etario, entre adolescentes y adultos jóvenes de 20 a 40 años. Por eso el aumento de casos no se ve reflejado en las internaciones, menos aún en el sistema público”.

Por su parte, Martín Hojman, médico infectólogo del Hospital Rivadavia y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), expresó que esa inmunización explica una parte de la coyuntura: “Es un porcentaje muy amplio si comparamos con la inmunización en el resto de la Ciudad. Y es quizás el factor más importante para que no se registre ahora mismo una suba de casos. Pero es una cuestión de tiempo para que los casos aumenten, porque hay que tener en cuenta que las condiciones habitacionales, el distanciamiento y algunas medidas sanitarias son de difícil cumplimiento”.