El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires descartó que el pico de casos que se dio el martes a nivel nacional traiga cambios en la flexibilización de la cuarentena que comenzó el lunes y continuará con más aperturas en los próximos días.

Tanto el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta como su ministro de Salud Fernán Quirós explicaron que analizarán si el aumento de casos -el martes se informaron 5344 nuevos, 1452 de ellos en CABA- se debe a un "arrastre de datos" de la carga informática, o responde a una tendencia consolidada, publicó TN.com.ar.

Quirós dijo en conferencia de prensa que antes del viernes tendrán "una conclusión" de los estudios en torno a esa drástica suba. El último récord se había dado hace unos días, con alrededor de 4500 casos en 24 horas.

El ministro también advirtió que se vienen "las semanas más duras" del virus en la Ciudad, y que después se espera que la curva de contagios "empiece a ceder". Por eso, pidió a los porteños "evitar los encuentros familiares y con amigos". "Necesitamos que cada uno aporte algo", dijo.