Los máximos referentes de Juntos por el Cambio (JpC) y la oposición se aglutinaron en las últimas horas en contra del presidente Alberto Fernández por el escándalo vinculado con las reuniones que se mantuvieron en la Quinta de Olivos sin respetar las restricciones impuestas en la cuarentena más estricta contra el coronavirus. Ya ingresó el primer pedido de juicio político, firmado por varios diputados.

//Mirá también: Visitas a Olivos: la foto del supuesto festejo de cumpleaños de Fabiola Yánez en plena cuarentena

La controversia se potenció en las últimas horas porque se conoció una imagen de la cena que se realizó el 14 de julio del 2020 en la residencia oficial para celebrar el cumpleaños de la primera dama Fabiola Yañez. En la foto se lo ve al presidente Fernández, a su pareja y a otras 10 personas posando alrededor de una mesa.

Foto del cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos en julio 2020 (La Nación)La Nación

El pedido de acciones contra el presidente fue presentado por Jorge Enríquez y lleva además la firma de Waldo Wolff, Luis Petri, Gabriela Lena, Gonzalo del Cerro, David Schelerth, Pablo Torello, Fernando Iglesias, Francisco Sánchez, Adriana Cáceres, José Luis Patiño y Héctor Stefani. Apela al artículo 53 y concordantes de la Constitución Nacional, que otorga a Diputados la facultad de acusar ante el Senado al Presidente de la Nación por mal desempeño o por la comisión de un delito en el ejercicio de sus funciones.

“Es en ejercicio de esta facultad que vengo a proponer a este cuerpo el inicio del proceso institucional de juicio político contra el Presidente de la Nación Argentina, doctor Alberto Ángel Fernández, por las causales de mal desempeño en la gestión de la pandemia que ahora se suma a la comisión de un delito común, pero de extrema sensibilidad para todos los argentinos, de violación de las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la propagación de una epidemia según lo establecido en el artículo 205 del Código Penal”, sostiene el documento.

El jueves a la noche, la presidenta del Pro, Patricia Bullrich, habló del tema y se despachó, en TN. “Hay una primera consecuencia (en torno al escándalo por la filtración de la foto): la que sufren 30.000 argentinos que pasan o han pasado por denuncias penales por violar la cuarentena. Algunas razonables, como la organización de fiestas clandestinas; y otras ridículas, como pasarse dos cuadras del margen permitido para transitar”, sostuvo.

“La segunda es más profunda y refiere a la ejemplaridad que debe dar el Presidente, que habla en tono autoritario y desagradable, que trata de estúpidos a los argentinos, que dice que va a buscar personalmente uno por uno a quienes violen la cuarentena, mientras él separa el poder del pueblo y viola todo código ético y moral. Esa falta ética puede ser analizada en el Congreso de la Nación bajo la figura de un juicio político”, sumó.

Denuncia penal

El viernes a la mañana, el precandidato a legislador porteño de Republicanos Unidos, Yamil Santoro, anunció una tercera ampliación de la denuncia penal que la agrupación hizo contra Fernández cuando comenzó a conocerse la cantidad de gente que ingresó a Olivos durante la cuarentena de 2020.

“Hemos ampliado la denuncia penal contra @alferdez por el #OlivosGate. En esta oportunidad sumamos la foto difundida por @guadavazquez como medida de prueba. La misma acredita que mientras estábamos todos encerrados, ellos estaban de joda. Viviendo al margen de la Ley”, escribió Santoro en Twitter.

La primera denuncia que hizo Republicanos Unidos contra Fernández fue a finales de julio, e incluyó también a Sofía Pacchi, amiga de Fabiola, quien ingresó varias veces a Olivos en pleno aislamiento.

Luego, el 5 de agosto, se supo que la denuncia había sido ampliada para sumar ahora también a la actriz Florencia Peña, que también asistió a Olivos.

#LaFoto

La imagen que materializó el cumpleaños número 39 de la primera dama comenzó a convertirse en la punta de lanza de la campaña de la oposición, que no tuvo hasta ahora otra consigna tan movilizante. “El Gobierno nacional ha dado bofetadas morales a los argentinos haciendo uso de privilegios inaceptables en medio de la pandemia y de la cuarentena más estricta que el propio Ejecutivo dictó a través de una larga lista de decretos de necesidad y urgencia”, dijo Negri para darle forma al ataque.

Mario Negri en Marcos Juárez, durante el lanzamiento de su campaña (Prensa Negri).La Voz

Para el Presidente, la acusación responde a planteos “absolutamente exagerados”, tal como lo indicó el miércoles en una entrevista televisiva. “Esta historia empezó haciéndole creer (a la gente) que traía mujeres a Olivos. Cuando se dieron cuenta que la presunta amante trabajaba con Fabiola, cambiaron por ‘las reuniones en Olivos’. Yo vivo en audiencias, recibo gente del más variado tipo. Reacciono mal porque yo no soy un ladrón”, dijo el primer mandatario.

Sus explicaciones no alcanzaron para ponerle fin a la polémica y hasta Cristina Kirchner se vio obligada a salir en su defensa. La Vicepresidenta decidió reaparecer en la campaña y renovó su llamado para que los precandidatos lleven adelante un debate “serio” sobre “los temas que comprometen e importan a los argentinos, no solamente en el ahora sino también en el futuro”.

Y claro que criticó a los opositores por sus renovadas críticas contra Alberto Fernández, sin dejar de recordarles que él actuó con “responsabilidad institucional” en el tramo final del gobierno de Mauricio Macri, cuando se pronunció contra las expectativas devaluatorias.

“En un ejercicio de responsabilidad institucional salió a decir, lo recuerdo muy bien, que ese precio del dólar estaba bien. Y comenzó a comportarse, en los hechos (como Presidente), y el otro comenzó a comportarse, siendo Presidente y teniendo las responsabilidades que le impone esta alta y honorable magistratura, como un político de la oposición, a recorrer el país y dejar que se llevaran la guita. Los dólares salían, fluían desde las arcas del Banco Central”, dijo Cristina Kirchner.

Pero el debate sobre las reuniones en Olivos se instaló fácilmente en las redes sociales, donde como nunca antes se canalizan los mensajes de la dirigencia política. Y poco a poco, los referentes de la oposición se sumaron a las manifestaciones de indignación.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.