El expresidente uruguayo José “Pepe” Mujica se refirió a la actualidad argentina, cruzada por el escándalo de las visitas a Olivos durante la cuarentena estricta, y reflexionó: “El fanatismo nos enceguece, lo lamento porque todos estamos expuestos a eso”.

//Mirá también: Visitas a Olivos: Alberto Fernández negó haberse reunido con el empresario Chien Chia Hong, novio de Sofía Pacchi

En su columna en Radio 10, el uruguayo sostuvo: “He visto televisión argentina estos días y me duele. Acá (Uruguay) hay una especie de ley, de pacto no escrito, que se ha mantenido a lo largo de los años. Nadie se mete en las cuestiones personales, íntimas, del acontecer humano del sistema político. No es que seamos santos o perfectos, no... Somos humanos, pero no usamos esas cosas en la contienda electoral”, comparó.

Y sumó: “Si se degrada la calidad del debate, si se degrada la altura del debate de la confrontación de ideas, en realidad va a repercutir en toda la sociedad. Nos degradamos como sociedad, este es el problema: se sabe dónde empieza, pero no se tiene idea dónde se termina”.

“Lógicamente si se siembran vientos, vienen tempestades. Eso nos lleva a la lógica del fanatismo. Es una pérdida, porque una cosa es la pasión y otra el fanatismo. El fanatismo nos enceguece, lo lamento porque todos estamos expuestos a eso”, subrayó.

//Mirá también: Mujica dijo que Alberto Fernández “no le da pelota” al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou

“Veo a la pobre Argentina enferma de esas cosas, y se destruye la confianza entre ustedes mismos. Hay que levantar la mirada un poco más lejos. Se puede ser de derecha, de izquierda, de centro, pero hay que tener cierta altura, dijo y pidió “no envilecer la historia argentina”.

La democracia está basada en la convivencia, que con el insulto está bombardeada”, y argumentó: “Una cosa son las diferencias y otra cosa son las ofensas. El insulto toca el campo de las emociones, que no es dominable”.

El expresidente de Uruguay, Pepe Mujica, advirtió que Argentina está enferma de odio.

“Es demasiado grande la Argentina, demasiado hermosa, tiene cosas maravillosas. El único país de América Latina que tiene un montón de premios Nobel. Tienen un grado de ciencia y de sabiduría, atesoran la intelectualidad de su gente”, enumeró Mujica.

Visita a Argentina

Consultado sobre la posibilidad de venir a Argentina a recibir una condecoración de Alberto Fernández, Mujica dijo: “Alberto ya me condecoró con la amistad, con el compañerismo, con el abrazo de los caminos. La otra es simbólica, pero yo tengo mucho que reconocerle al pueblo argentino y a su Presidente”.

“La historia humana tiene premios y fracasos. A veces en la Argentina nos ven maravillosos a los uruguayos, que no somos maravillosos, somos humanos”, cerró.