Tras el duro relato de Toto Kirzner el fin de semana en “PH: Podemos Hablar” (Telefé), Gladys “La Bomba Tucumana” contó el lunes en “A la tarde” el traumático episodio que vivió con un vecino cuando ella tenía diez años.

//Mirá también: La polémica frase que dijo Gladys “La Bomba Tucumana” sobre su vestuario: “Esto es de una villera boliviana”

“Yo nunca hablé de esto, lo voy a hacer en este programa porque me siento muy cómoda, pero ni mi familia lo sabe. Gracias a Dios, tuve una mamá que siempre fue una leona, una gallina que nos cuidó”, expresó la cantante de música tropical.

Luego agregó: “Yo tenía un vecino que siempre trataba de llevarme para subirme arriba de su pierna y mi mamá nos tenía penado eso. Nos decía: ‘Jamás te sientes arriba de la pierna de un hombre’”.

“Yo me daba cuenta de eso. Tenía 10 años y él siempre intentaba sentarme arriba de su falda. Yo rehuía, le tenía terror, pánico, a ese vecino”, explicó Gladys “La Bomba Tucumana”.

Para concluir, la cantante aseguró: “Todo eso se debía a la enseñanza que venía de mi casa, de esa madre. Gracias a Dios, porque sino esa persona me hubiese manoseado, toqueteado, pero yo no dejaba nunca que llegue a eso. Con diez años, nunca dejé que esa persona me tocara”.

El relato de Toto Kirzner sobre el abuso que sufrió

El hijo de Adrián Suar y Araceli González dio un desgarrador testimonio en el programa televisivo “Podemos Hablar”, donde reveló que fue abusado cuando tenía siete años de edad.

//Mirá también: Adrián Suar habló sobre la situación de Polka: “Tengo el desafío de reinventarme”

Toto Kirzner y su mamá Araceli González

“Esa persona me empezó a hablar, y en un momento no sé porqué, pero se empezó a oscurecer todo, y ahí dije ‘hay algo raro’, porque soy bastante intuitivo, y me empecé a alejar; él notó que me alejaba y tampoco voy a contar tanto detalle porque es horroroso y no hay necesidad, pero bueno, finalmente ocurre, me arrastra hasta la cama, ocurre eso espantoso, y lo mismo en otra oportunidad”, relató.

“El tipo me saludaba como si nada, y me acuerdo que me fui corriendo, llorando, no sabía a quién decirle, y todo ese año resultó ser una pesadilla porque lo veía cada tanto”, explicó.