Las elecciones legislativas y locales en México, este domingo, se vivieron como un plebiscito a la figura del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo partido logró retener la mayoría en la Cámara de Diputados, pero perdió poder y ahora dependerá mucho más de sus aliados.

//Mirá también: Tras una campaña electoral marcada por la violencia, México va a las urnas

Así, el izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) fue el ganador de las elecciones más grandes de la historia del país, en las que se renovó la Cámara de Diputados, 15 de 32 gobernadores, 30 congresos locales y más de 1.900 ayuntamientos a la vez.

Retiene la mayoría

Morena, partido creado a imagen y semejanza de López Obrador, obtuvo cerca del 35% de los votos, es decir que se quedará con entre 190 y 203 de los 500 escaños de la cámara baja.

Aunque son menos diputados que los 253 que ostenta actualmente, sumado a sus aliados, el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Verde (PVEM), lograría superar la barrera de la mayoría absoluta (251), con entre 255 y 292.

Elecciones en MéxicoAP

De quedar firmes, con estos resultados AMLO seguirá gozando de una mayoría absoluta para avanzar con la “cuarta transformación” de México que dice impulsar. Pero se le complicará la posibilidad de emprender reformas a la Constitución, que requieren de dos terceras partes de los diputados, es decir, 334 escaños.

Esto dejó con un sabor agridulce a la inédita coalición opositora “Va por México”, que para derrotar a López Obrador había congregado a los partidos que antaño se habían repartido el poder y que obtuvo entre 181 y 213 escaños.

Concretamente, el derechista Partido Acción Nacional (PAN) ganó entre 106 y 117, el exgobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) entre 63 y 75, y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) entre 12 y 21.

Por su parte, el liberal Movimiento Ciudadano (MC), no adscrito a ninguna coalición, se erigió como el gran partido bisagra de la próxima legislatura, al conquistar entre 20 y 27 escaños.

Conocedor de lo que estaba en juego y a pesar de que la ley se lo impide, López Obrador participó activamente en la campaña mediante sus ruedas de prensa matutinas, lo que derivó en una dura confrontación con el Instituto Electoral.

Suma nuevos estados

La otra gran contienda de la jornada se jugó en casi la mitad de los Gobiernos estatales del país, donde Morena habría vencido en 11 de los 15 que estaban en juego.

Aunque el recuento se prevé largo e incluso disputado en tribunales, los primeros datos apuntan a que el partido de López Obrador logró retener Baja California y arrebató a la oposición los estados de Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Nayarit, Tlaxcala y Zacatecas.

Guerrero cosechó gran protagonismo durante la campaña, puesto que Morena tuvo que retirar por irregularidades a su candidato Félix Salgado Macedonio, acusado de violación, y lo sustituyó por su hija, Evelyn Salgado.

//Mirá también: Argentina obtuvo el respaldo de México para reclamar la reasignación de partidas especiales del FMI

De confirmarse una victoria de este tipo, Morena habría sustituido al PRI como el partido que más territorios controla, sumados los que ya tiene bajo su poder: Ciudad de México, Puebla, Chiapas, Veracruz y Tabasco.

La alianza opositora solo habría retenido los feudos conservadores de Querétaro y Chihuahua, mientras Michoacán sigue sin decantarse por ninguno de los dos bandos.

Con información de EFE.