La tutela de Britney Spears ha sido tema de interés en los últimos meses, tras conocerse la situación que vivía la famosa cantante de pop en su hogar. Desde hace 13 años que no era libre de tomar ciertas decisiones como casarse o tener hijos, además todo su dinero era manejado por su padre.

//Mirá también: Britney Spears pidió el fin de la tutela de su padre: “Es abusiva, quiero controlar de nuevo mi vida”

Sin embargo, en las últimas horas, la Justicia falló a favor de Britney Spears y suspendió la tutela legal de su padre Jamie Spears sobre ella.

La audiencia fue comentada desde la cuenta Twitter Britney Law Army, donde informaron que Britney y su equipo legal solicitaron a la corte “la suspensión de su padre como curador, la revisión y terminación dentro de los próximos 30 a 45 días y una transición ordenada”.

James Spears, padre de Britney, tuvo poder de decisión sobre su vida y sus finanzas durante 13 años.(Foto: AP)

Al parecer, la defensa expuso la situación que vivía la cantante junto a su padre: “Sabes lo que realmente molesta a mi cliente. Que su padre, que no hace nada, no es un gerente de negocios o de talentos, que es abusivo, cruel y tóxico, toma más dinero de su patrimonio cada mes del que él le permite tener”.

Asimismo, el representante de Britney aseguró que Jamie Spears escuchaba a escondidas y colocaba dispositivos de grabación y monitoreo para controlar a su hija.

El documental de Netflix

Esta decisión es aplaudida por los fans de la “princesa del pop”, quienes apoyaron a través de las redes sociales, de marchas públicas y con el lanzamiento del documental de Netflix, el cual fue lanzado en el día de ayer, la libertad de la cantante bajo el lema “Free Britney”.

//Mirá también: Netflix lanzó el documental de Britney Spears

El documental habla de la complicada relación que mantiene la cantante con su padre, su hermana y su familia a raíz de la tutela que a la fue sometida.

“Cada día que pasa con él como su tutor -cada día y cada hora- es un día en que le causa angustia y dolor a su hija”, asegura su abogado, Mathew Rosengart, en el documental.