Las fotos que subió Britney Spears a Instagram en el último tiempo dieron mucho que hablar entre sus seguidores. Algunos se preocuparon porque llegaron a pensar que no era ella quien realizaba los posteos.

//Mirá también: Britney Spears volvió a posar sin ropa y sus fans se preocuparon

Fueron 11 en total las fotos en topless que subió la intérprete del hit Toxic a Instagram en el último mes. “No chicos, no me operaron las tetas en sólo una semana ni estoy embarazada ¡Tengo tetas en estas fotos porque devoré comida!”, empezó diciendo al pie de su última foto.

Los topless de la cantante de 39 años coincidieron con el movimiento “Free Britney” y con el anuncio de que se le concedía permiso para poder contratar un abogado que pueda quitarle la tutela judicial a la que la tenía sometida su padre desde hace 13 años.

//(Foto: Instagram/britneyspears)

La artista tiene más de 33 millones de seguidores en la red social y se llena de likes y cariñosos comentarios de sus fanáticos viejos y nuevos.

“No voy a hacer fotos en topless por el resto de mi vida porque eso se volvería aburrido, pero seguro que ayuda cuando necesitas ser iluminada”, reflexionó. La cantante aseguró que este tipo de fotos la ayudan a sentirse mejor consigo misma y las sube por su propio bien.

Britney Spears(Foto: Instagram/britneyspears)

//Mirá también: Un ex novio de Britney Spears dijo que ella lo único que quiere es ser madre de una niña

Su padre renunció a la tutela

James Parnell Spears, padre de Britney, renunció a la tutela tras 13 años luego del pedido de la cantante.

Después de 13 años de status quo, era hora de que el Sr. Spears fuera suspendido o destituido como curador. Mi clienta y yo actuamos de manera agresiva y rápida para lograr ese resultado”, comentó Mathew Rosengart, abogado de Britney.

Britnery Spears y su papá, a quien denunció por ser su tutor personal y profesional desde hace más de 13 años.Internet

Además, aseguró que “esto no termina acá” porque investigarán “la conducta del Sr. Spears y otros allegados durante los últimos 13 años de tutela, años en que el hombre cosechó millones de dólares correspondientes al trabajo de su hija”.

En 2008, su padre había quedado a cargo de ella, que atravesaba serios problemas de salud, especialmente a nivel psíquico. Más allá de que la propia Britney se mostrara agradecida con James al principio, años después aseguró que “debería estar preso y disfruta viéndome sufrir”.