El Gobierno quiere acelerar el proceso de vacunación contra el coronavirus y apunta a vacunar mensualmente a 4,5 millones de personas. Es por eso que la Argentina se encuentra negociando con varios laboratorios.

Hasta el momento, el Gobierno firmó contrato con la Federación Rusa (principal proveedor con la Sputnik V), AstraZeneca y el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por alrededor de 60 millones de dosis, lo que alcanzaría para cubrir entre 23 y 25 millones de personas, según calculó la ministra de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. Pero la Argentina también negocia con Janssen, Sinopharm, Pfizer y Moderna, entre otros.

A esas candidatas se le suma la vacuna producida por el Serum Institute de la India en colaboración con la Universidad de Oxford y AstraZeneca en el marco de una transferencia de tecnología.

Lo cierto es que hasta ahora la Sputnik V es la única vacuna con la que cuenta la Argentina para su campaña de inmunización contra el Covid-19, que comenzó el 29 de diciembre. Al respecto, Vizzotti informó que ya recibieron la primera dosis 337.533 personas y 196.543 cuentan con las dos dosis aplicadas.

Sputnik V

Este viernes arribó el cuarto vuelo de Aerolíneas Argentinas con una nueva partida de la vacuna rusa. Fuentes de la empresa de bandera le precisaron a este medio que unas 400.000 dosis fueron las que llegaron al país y enfatizaron que esperan aumentar para fin de mes la capacidad de carga para poder transportar un millón de dosis.

Desde el Gobierno, hubo cierto descontento la semana pasada, debido a una demora en las previsiones de Rusia; es que, a esta altura, se esperaba contar con diez millones de vacunas, pero hubo un retraso en la producción. Asimismo, el propio presidente Alberto Fernández se refirió al asunto y estimó que para el 15 de febrero se normalizará dicha situación.

Llegó a Moscú el avión que traerá la vacuna Sputnik VSemana

El mandatario espera contar con las vacunas que Rusia se comprometió a entregar y así poder “acelerar la vacunación al máximo”. Justamente, el objetivo del Gobierno es poder vacunar a “las 13 millones de personas que están en situación de riesgo”.

Argentina recibió hasta el momento 820.000 dosis de la Sputnik V del laboratorio ruso Gamaleya , cifra que está lejos de las cinco millones que esperaba tener para enero. No obstante, el ministro de Salud, Ginés González García, señaló que se giró a Rusia un pedido para ampliar el contrato de provisión original hasta llegar hasta las 30 millones de dosis.

AstraZeneca

Con respecto a la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford, el objetivo es que arriben más de 22 millones de dosis y otras 2,2 millones del fondo Covax -iniciativa para el acceso a las vacunas contra el coronavirus que impulsa la OMS-.

A su vez, el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina, había afirmado que a esas 22 millones de dosis se sumarán en los próximos 60 días dos tandas adicionales de 580.000.

Cabe destacar que la vacuna de AstraZeneca recibió esta semana la autorización de la OMS para que se administre a mayores de 65 años y para utilizarse en los países donde circulan variantes del Covid-19, tras reiteradas críticas sobre su eficiencia.

Sinopharm

En los últimos días, hubo avances para la compra de la vacuna producida por la empresa Sinopharm. De hecho, el ministro González García tuvo una reunión con el embajador de China en la Argentina, Zou Xiaoli.

Desde el ministerio de Salud reconocieron que la negociación está “muy avanzada”, aunque todavía resta firmar el acuerdo y la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Fernández también hizo referencia a las tratativas con el laboratorio chino Sinopharm y manifestó que se “mejoró el precio” de esa vacuna, que quedó en “20 dólares por dosis”. Es por eso que se espera que el acuerdo se cierre pronto.

Covashield

Esta vacuna producida por el Serum Institute de la India, que fue autorizada con “carácter de emergencia” por el Gobierno, ya fue aprobada por 12 autoridades sanitarias de varios países.

Imagen ilustrativa / Web

“No se presentaron efectos adversos graves ni se identificaron diferencias significativas en la eficacia de los diferentes grupos etarios que participaron de los ensayos clínicos”, informó la resolución 627/2021 publicada en el Boletín Oficial.

La vacuna, cuyo nombre es Covishield, resulta del “desarrollo del proceso productivo realizado por el Serum Institute of India en colaboración con la Universidad de Oxford y AstraZeneca en el contexto de una transferencia de tecnología”. En ese sentido, desde la cartera de Salud remarcaron que dicha transferencia “no impacta en la calidad, seguridad y eficacia” ya evaluada por la ANMAT.

Pfizer

La negociación con Pfizer quedó suspendida por requerimientos contractuales incompatibles con leyes argentinas: el laboratorio estadounidense objetó un artículo de una ley que refiere a la responsabilidad en caso de negligencia.

“Pfizer se comportó muy mal. Yo he tenido una gran desilusión”, dijo González García. Por su parte, Alberto Fernández agregó al respecto: “No tuvo vocación de avanzar con nuestro contrato, no soy yo quien no ha querido. Han tenido dificultades en el suministro y por eso tienen los problemas que tienen en Europa y en otros lugares de América Latina”.