El avión de Aerolíneas Argentinas que trajo desde la Federación Rusia una partida de 400 mil dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus aterrizó a las 19.08 de este viernes en el aeropuerto de Ezeiza.

La aeronave Airbus 330-200, matrícula LV-GIF, con la nominación AR1065, había partido a las 2.02 (hora argentina) de este viernes desde la estación aérea rusa luego de una pronunciada demora como consecuencia de una intensa nevada que cayó sobre esa zona de Moscú.

Llegada de las vacunas Rusas Sputnik V al aeropuerto de Ezeiza. (Foto: Clarín)

“Recibimos el cuarto vuelo hacia Rusia que esta vez trajo 400 mil dosis de Sputnik V. Es el mayor cargamento de vacunas que transportamos hasta el momento, lo que requirió adaptar la cabina de pasajeros. Es una gran satisfacción seguir cumpliendo con esta tarea fundamental para el país”, destacó Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas Argentina tras el arribo de este avión de la compañía de bandera a Ezeiza.

Ceriani explicó que “fue una operación de más de 40 horas, que se vio demorada por una fuerte tormenta de nieve en el aeropuerto de Moscú. Quiero destacar el compromiso y profesionalismo de todas las áreas de gobierno involucradas en este operativo y de todo el equipo de Aerolíneas”.

”Vamos ganando experiencia con cada vuelo y en este caso con la adaptación de la cabina. Sacamos los asientos de la parte central y allí ubicamos las cajas con las vacunas”, detalló Ceriani.

El funcionario agregó además, que “el objetivo es preparar el avión en función del tamaño de las cajas y los containers que contienen las vacunas. Podemos hacer espacio, llegar a cargar un millón de dosis, solamente en la bodega. Tendríamos que superar esa cifra si ganamos más espacio en la cabina”, estimó.

No obstante, aclaró que “eso es algo que iremos viendo y armando para cada vuelo, dependiendo de las necesidades que nos vayan presentando”.

Respecto a futuras operaciones, Ceriani anticipó que se trabaja “sobre varios proyectos con las autoridades de Salud”, pero que aún no se tienen precisiones sobre nuevos vuelos.

Por su parte, el comandante de vuelo que cumplió esta travesía, Gastón Altoe, comentó que “la complicación en este viaje fue que, en medio de la carga se desató una fuerte nevada que demoró el traslado del último camión, precisamente el que traía los paquetes más chicos y que iban en la cabina”.

”Por lo demás, todo estuvo dentro de lo que teníamos previsto. Fue un vuelo largo, 15 horas de ida. Con 12 horas de permanencia en Moscú y más de 17 horas para el regreso. Estamos todos muy cansados, pero muy contentos”, manifestó Altoe.

La aeronave Airbus 330-200, matrícula LV-GIF, con la nominación AR1065, dejó la pista de la estación aérea rusa luego de una demora en la carga de las 400.000 dosis de la vacuna, como consecuencia de una intensa nevada que por momentos cayó sobre esa zona de Moscú.

El temporal de nieve ocasionó congestión en el tráfico del aeropuerto y demoró las operaciones de carga, tanto de la aeronave argentina, como de otras compañías, cuando la temperatura ambiente rondaba los 15 grados bajo cero.

Luego de despegar, el avión dejó el espacio aéreo ruso, sobrevolando Bielorrusia, Lituania, Polonia, Alemania, Francia, el norte de España y Portugal, iniciando allí el cruce del Océano Atlántico, para ingresar al continente americano a la altura de Fortaleza (Brasil). De allí volará sobre Uruguay hasta cruzar el Río de la Plata y aterrizar en Ezeiza, en horas de la tarde.

El vuelo de Aerolíneas Argentinas a Moscú había partido la noche del miércoles, bajo la denominación de AR1063, a las 23.08, desde Ezeiza y llegó al aeropuerto Sheremétievo a las 20,16 (hora local).

Tal como ocurrió con los otros dos viajes, este vuelo a Moscú se concreta de forma directa, sin escala técnica, concertando así uno de los tramos más largos realizados en la historia de la compañía.

La travesía está a cargo de 10 tripulantes, entre pilotos y copilotos, que se irán alternando al comando de la nave, a los que se suman despachantes, técnicos y personal de carga, hasta llegar a 18 personas.

La tripulación está compuesta por los comandantes Fernando Carlos Castillo, Julio Luis Carballada, Gastón Miguel Altoe y Ariel Gustavo Mota, y los copilotos Gerardo Héctor Terenzani, Hugo Martín Batisteza, Tomás Fabián Magyari, Francisco Javier Obregón, Roberto Walter Casañe y José María Aguer, a los que se suman ocho tripulantes, entre mecánicos, despachantes de cargas y técnicos.

El primero de los vuelos que transportó una partida de vacunas llegó a la Argentina el 24 de diciembre pasado, con 300.000 dosis, en tanto el segundo lo hizo el 16 de enero con la misma cantidad, mientras que el tercero arribó a Ezeiza el jueves 28 de enero, con 240.000 dosis, de las cuales 20.000 fueron destinadas a Bolivia.

La aeronave había aterrizado en Moscú a las 14.16 hora de Argentina, tras un vuelo de poco más de 15 horas, luego de despegar el miércoles por la noche a las 23.08 desde el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini para concretar el cuarto vuelo que la compañía de bandera nacional realiza a territorio ruso para trasladar vacunas.