Tan solo 24 horas demoró el Fondo Monetario Internacional (FMI) para responder al pedido de Cristina Kirchner para que el organismo internacional tenga “un gestito” con Argentina, en relación a la deuda de alrededor de 44.000 millones de dólares que solicitó el por entonces presidente Mauricio Macri.

Consultado este jueves sobre los dichos de Cristina Kirchner en la víspera, Gerry Price, vocero del FMI, remarcó que “lo que han indicado las autoridades argentinas es que preferirían tener una Línea de Crédito Extendida (LCE) para respaldar sus planes”.

Según informaron desde el FMI a Vía País, Rice se limitó a remarcar que el pedido de la vicepresidenta no se incluyó en las gestiones oficiales que lleva adelante el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien este martes se reunió con la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva.

Rice se ocupó de dejar en claro que las condiciones que el Fondo exige para habilitar el acceso a ese programa de LCE “se aplican de manera uniforme a todos los países” y desestimó así la posibilidad de flexibilizar los requisitos tras el pedido de la expresidenta.

Gerry Rice.

“Los desembolsos efectuados en el marco del EFF, que sean el programa acordado, se reembolsarán entre 4 años y medio y 10 años, en 12 cuotas semestrales iguales. Estos términos se aplican de manera uniforme a todos los países, no solo a Argentina”, precisó.

Rice aclaró que no maneja información que indique que la Argentina pidió otras condiciones o acceder a un crédito que se pueda devolver con plazos de entre 15 y 20 años. “No tengo nada sobre eso. No tengo conocimiento de tal discusión en este momento”, se limitó a señalar.

El portavoz oficial del Fondo indicó que las “discusiones técnicas están en curso” y recordó que Georgieva consideró que la reunión con Guzmán fue “muy buena”.

“Ella dijo que nuestros equipos están trabajando juntos de manera constructiva para ayudar a fortalecer la estabilidad económica, proteger a los vulnerables y promover el crecimiento sostenible. Nuestro estrecho diálogo continuará. Así que ahí es donde estamos. Las discusiones continúan y, como dije, el equipo argentino todavía está manteniendo discusiones técnicas con el FMI mientras hablamos”, agregó.

Rice dijo que los técnicos del Fondo “comparten objetivos con las autoridades argentinas en términos de los desafíos que enfrenta el país, el pueblo argentino”.

“Todos estamos de acuerdo en que necesitamos un conjunto de políticas cuidadosamente equilibradas para proteger a las personas más vulnerables de Argentina y sentar las bases para un sector sostenible, inclusivo y, de hecho, privado -crecimiento dirigido. Las autoridades continúan trabajando para diseñar sus políticas y respaldarlas con el amplio apoyo que es necesario”, concluyó.

El pedido de Cristina Kirchner

“No podemos pagar porque no tenemos la plata para pagar”, sentenció Cristina Kirchner luego de renovar sus críticas contra el préstamo que el FMI le entregó al gobierno de Mauricio Macri.

Al encabezar un acto por el 24 de marzo, el día en el que se conmemora el golpe de Estado de 1976, la expresidenta dijo: “¿No podríamos reclamarle o pedirle (a los estados Unidos), solicitarle con dulzura, toda la dulzura y cariño del mundo, que es hora de que nos hagan algún gestito? Entre que bancaron el golpe del 24 de marzo, entre que bancaron a los ingleses en la guerra de la Malvinas...”.

Y completó indicando que los Estados Unidos “fueron centrales a la hora de que el FMI violara todos los artículos de su estatuto”, como denuncian en el Gobierno, para entregarle un préstamo a Macri.

“Fueron fundamentales porque ningún otro país que tiene silla en el FMI quería acceder a un préstamo de esa magnitud, y lo consiguieron por el apoyo de los EEUU. Está bien que era otro Gobierno, no era el de Biden. Pero con ese criterio tampoco este Gobierno es el que contrajo la deuda, fue Macri, así que ese criterio no es aplicable”, sentenció.

Y luego advirtió que los referentes de la oposición “que son los que contrajeron todo el endeudamiento del préstamo del FMI, son los que más deberían colaborar, insistir para que nos den mayor plazo y mucha menor tasa de interés que la que el FMI quiere aplicarle a la reestructuración que otros contrajeron”.

“Y que todos sabemos que en los plazos y con las tasas que se pretenden no solamente es inaceptable, que podría ser una actitud subjetiva. No es un problema de subjetividades, es un problema de que no podemos pagar porque no tenemos la plata para pagar”, criticó.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.