La idea del kirchnerismo es no quedar ante los ojos del mundo como una izquierda radical rupturista.


Como presidenta, Cristina Kirchner asistió a ocho cumbres del G20 entre 2008 y 2013. Por tanto conoce la importancia de que la Argentina integre este colectivo de naciones y la especial relevancia que tiene este año el país al ser sede. Es por eso que ordenó a las bases del Frente para la Victoria que no se sumen a las protestas que este dos días realizarán organizaciones de izquierda en rechazo a este encuentro de líderes.

Así lo informaron a VíaPaís fuentes del entorno de la senadora por la provincia de Buenos Aires, quienes sin embargo resaltaron que este llamado a no participar de las movilizaciones “de ninguna manera es un gesto de moderación hacia el gobierno de Mauricio Macri“, del que siguen siendo ultracríticos.

“El G20 es algo superior. Es un encuentro internacional que se realiza en los países miembros y ahora le ha tocado a la Argentina. Es un foro internacional de discusión política y económica que no tiene por qué ser criticado y es importante que la Argentina lo integre”, dijo un vocero de la exmandataria a este diario.

Cristina dio la orden de replegarse desde El Calafate, donde se fue a pasar esta suerte de fin de semana largo impuesto por el G20.

Este viernes y sábado, días en que se realizarán las deliberaciones de los jefes de Estado del grupo, en la ciudad de Buenos Aires se realizarán distintas protestas, en su mayoría convocadas por agrupaciones de izquierda y organizaciones sociales.

La idea del kirchnerismo, que peleará por retomar el poder en 2019, es no quedar ante los ojos del mundo como una izquierda radical rupturista sino como una opción democrática que comprende el funcionamiento del mundo.

Con esta directiva a su tropa, Cristina también busca despegarse de la contracumbre que organizaron algunos dirigentes sobre el Foro de Pensamiento Crítico del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), que se celebró el 19 de noviembre en el microestadio del club Ferrocarril Oeste y en el que fue la oradora principal.

Pese a la orden de la jefa, algunas figuras del kirchnerismo podrían participar de movilizaciones y actos de protesta contra el G20.

Por caso, el diputado del Frente para la Victoria Horacio Pietragalla Corti presentó un habeas corpus preventivo colectivo en favor de los manifestantes.

El escrito se fundamenta en “las reiteradas acciones represivas ejecutadas por las fuerzas de seguridad nacionales y locales” desde que asumió el gobierno de Macri.

“No vamos a naturalizar la vocación de reprimir que trae en la médula este gobierno. Queremos que se asegure la libertad de manifestarse sin miedo a ser golpeado, gaseado, mordido por un perro policial, incomunicado, detenido o asesinado”, resaltó Pietragalla.

El habeas corpus preventivo fue presentado en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°61.

Cuestionamiento oficial

En el Centro Internacional de Medios del G20, el titular del Sistema Federal de Medios, Hernán Lombardi, afirmó que la seguridad en las manifestaciones en contra de la cumbre está garantizada, aunque cuestionó la eventual participación de sectores y dirigentes del kirchnerismo.

“Si tenés a Xi Jinping, presidente de una economía potente y líder del Partido Comunista, si tenés a Donald Trump, que encabeza un modelo restaurador en Estados Unidos, a Pedro Sánchez que lidera el PSOE, a Emmanuel Macron, con su centrismo radical, como él mismo dice, a Alemania, México, Brasil… ¿contra qué protestan, si son todas cosas diferentes?”, se preguntó.






Comentarios