En el Gobierno circula un borrador de movilidad de las jubilaciones y pensiones del régimen general y demás prestaciones sociales que propone volver a los aumentos cada seis meses.

Se basa en la fórmula que rigió entre 2009 y 2017. Según informó el diario Clarín, los aumentos serían en marzo y septiembre combinando por mitades la variación de los salarios (RIPTE) y la recaudación tributaria con destino a la Seguridad Social por beneficiarios (sin moratoria). Ese índice tendría un límite dado por la variación de la Recaudación total del sistema previsional, por beneficiarios (sin moratoria).

A su vez, si la inflación supera la variación de la Recaudación Total de la ANSeS (RT), se otorgaría una compensación equivalente a la mitad de la diferencia entre el índice RT y el índice de inflación ( IPC).

Jubilados. (EFE)

De ser aprobada por el Congreso, esta fórmula reemplazaría a los aumentos trimestrales por decreto.

A lo largo de este año, el presidente Alberto Fernández dispuso un aumento en marzo, otro en junio y ahora se aplicará un nuevo incremento en septiembre del 7,5 por ciento.