El stock de Leliq se derrumba en $405.000 millones por la fiebre del dólar

EFE/DAVID FERNÁNDEZ
EFE/DAVID FERNÁNDEZ

Esa baja se registró desde el pico del 20 de agosto, tras las Paso. La mitad se desarmó en las últimas ocho jornadas, con un paralelo desplome de las reservas en dólares.

La fiebre de los ahorristas e inversores argentinos por dolarizar sus carteras ante un eventual cambio de gobierno está impulsando una acelerada caída del stock de Letras de Liquidez (Leliq), que ya perdió más de 405.000 millones de pesos desde el pico del 11 de agosto y descendió a su nivel más bajo desde el 6 de marzo.

Las Leliq son papeles que el Banco Central le “vende” a los bancos a cambio de una tasa de interés superior a la inflación para reducir el circulante de pesos en el mercado, y evitar así –aunque sin resultados positivos por ahora- que la moneda nacional siga perdiendo valor.

Estos papeles emitidos diariamente, a través de subastas con tasas reales positivas, son el principal instrumento antinflacionario de la política monetaria acordada por el Gobierno de Mauricio Macri y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en junio de 2018, en el marco del crédito stand by por 56.300 millones de dólares.

De acuerdo con el Informe Monetario Diario que publica la entidad rectora (actualizados al 23 de octubre), el stock de Leliq se ubica en los 919.732 millones de pesos. Es el menor nivel registrado desde el 6 de marzo cuando se había ubicado en los 898.871 millones de pesos.

Tomando como referencia el tipo de cambio mayorista de 59,31 pesos, la cantidad de Letras de Liquidez en manos de los bancos públicos y privados equivale a unos 15.507 millones de dólares. Es decir, unos 6.698 millones de dólares menos que lo que representaba aquel 6 de marzo (cuando estaba en 22.205 según el tipo de cambio de 40,48 pesos).

El resultado de las elecciones primarias que se celebraron el 11 de agosto, con una contundente derrota del Gobierno de Macri a manos del Frente de Todos que lideran Alberto y Cristina Kirchner, hizo que la crisis cambiaria recrudeciera y el valor del dólar se dispara desde entonces un 36%.

Ahora, a pocas horas de las elecciones generales y en medio de una nueva y feroz corrida contra el peso, hay incertidumbre por lo que pueda pasar a partir del lunes y se descuenta que serán endurecidos los controles cambiarios para evitar que las reservas se sigan desplomando, tras perder 883 millones de dólares sólo el jueves y 3.500 millones en lo que va del mes.

En ese escenario, los bancos no están renovando todas las letras de liquidez que tienen en su poder y le piden al Banco Central que le devuelva los pesos, dado que tienen que darle salida a los ahorristas e inversores que tienen sus capitales en plazos fijos y que ahora quieren ir al dólar, al menos en la última jornada hábil antes de los comicios.

Por esos motivos, el stock de estas letras cayó en unos 405.624 millones de pesos desde el pico de 1.325.356 millones alcanzado el 20 de agosto pasado, cuando el Banco Central convalidó una tasa de interés nominal del 74,96%, es decir, casi veinte puntos por encima de la inflación anual.

No obstante, el desarme del stock se aceleró con fuerza en los últimos ocho días hábiles (contados hasta el miércoles 23 de octubre), periodo en el que se observó también un marcado descenso de diez puntos porcentuales en la tasa de interés que decidió convalidad la entidad que conduce Guido Sandleris.

Sólo entre el 11 y el 23 de octubre, día en el que el Banco Central posicionó la tasa de interés en el 68% para no volver a moverla, el stock de Letras de Liquidez bajó en unos 218.722 millones de pesos. Es moneda nacional que quema y por lo que los ahorristas se despenden para ir al dólar, por más que el precio siga aumentando.