Sandra Reyes (47) cumplió el sueño de comprarse su vestido de novia cuando se casó en 1994, pero lo vendió tiempo después y ahora quiere recuperarlo para que lo use su hija, quien se casa en febrero del 2022. La búsqueda de la prenda tomó relevancia en Facebook y no pierden las esperanza de encontrarlo.

La mendocina es oriunda de Tupungato, pero desde que se casó vive en Tunuyán con su marido y sus tres hijos: dos varones y una mujer, por quien se decidió a buscar el vestido que vendió hace más de 20 años.

Se casaron cuando ella tenía 20 años y su esposo 21 y siempre soñaron con formar una familia. Pero al principio no les fue fácil, ya que les dieron la noticia, al poco tiempo de casarse, de que no iban a poder ser padres.

“Guardé el vestido porque pensaba en el día que tuviera una hija. Pero el primer año de casados nos dijeron que no íbamos a poder ser padres, entonces desistí de guardarlo y decidimos venderlo para comprar cosas para nuestro hogar”, comentó Reyes a Vía Mendoza.

El vestido de novia que Sandra busca para su hija.

Era mi tesoro preciado en ese momento”, se sinceró sobre lo difícil que fue para ella despegarse de uno de los mayores recuerdos de su boda, ya que no tiene fotos de su casamiento.

Al fotógrafo del casamiento le robaron la cámara, asique nunca tuve las fotos”, contó la tupungatina. Por suerte, prestó tres veces su vestido y pudo rescatar una foto de cuando lo usó su hermana.

Es que no tiene datos de la compradora. Según recuerda, en su momento se corrió la voz de que vendía su vestido y fue una chica a su casa, se lo probó y lo compró. “Por la información que ella me dio, vivía cerca de un negocio que era conocido en Tunuyán, El Talo, a la altura del puente del río”, dijo.

El sueño de que su hija se case con su vestido de novia

Sandra está “felizmente casada” hace 27 años, como ella misma resaltó, y con un tratamiento pudieron ser padres de tres chicos y formar la familia que tanto desearon cuando se casaron.

Florencia (25), la única mujer de los tres hijos de Sandra, se casa en febrero y ella le manifestó a su mamá las ganas de usar el vestido con el que ella se casó.

“Mi hija está por casarse y en una charla me comentó que le hubiese encantado usar mi vestido, entonces decidí buscarlo. Lo puse en las redes sociales y nunca pensé que iba a tener tanta difusión”, expresó con total asombro.

La mendocina se mostró confiada en que “va a suceder lo que tenga que ser” y sino “te puedo asegurar que vamos a hacer lo posible por que ella tenga su vestido soñado”, cerró.

Si alguien pudiera llegar a identificar el vestido, puede comunicarse al 2622405646 (Sandra).