El derrame de petróleo que se generó el viernes pasado en Río Negro, entre las estaciones de bombeo Medanito y Crucero Catriel por una falla en el sistema troncal de oleoductos de la compañía Oleoductos del Valle (Oldelval), afectó dos hectáreas, según la secretaría de Ambiente y Cambio Climático de Río Negro.

La gobernadora Arabela Carreras destacó que se actuó con rapidez ante el derrame de petróleo en la zona de Catriel y como primera medida se “abordó la crisis” generada por esta situación.

Sin embargo, admitió que deberá esperar precisiones de cuál fue la causal para evaluar posibles sanciones a la empresa.

La Gobernadora Arabela Carreras habló del derrame de petróleo en un acto en Bariloche.

Desde el viernes, todos los días hay operarios de la cartera fiscalizando el saneamiento ambiental. Se trata de uno de los derrames más importantes en la provincia al menos en los últimos 10 años.

El ducto que se rompió transporta el petróleo que se produce en la Cuenca Neuquina hacia Buenos Aires. Las causas son investigadas por dos posibles factores: la antigüedad de la infraestructura y la cantidad de crudo que circula.

Carreras relató que hasta ayer “un gran volumen del petróleo derramado fue recuperado” y señaló que de manera posterior vendrán “tareas especificas del tratamiento del suelo afectado, que es una gran superficie y las tareas se realizan con la presencia de mas de 100 personas trabajando en el lugar”.

La gobernadora remarcó que según la información proporcionada por autoridades nacionales y de la provincia, “se actuó rápidamente aplicando todos los protocolos pertinentes a estos casos”.

Destacó además que no fue afectada ninguna fuente de agua, que era una de las principales preocupaciones con este incidente.