El estudio estuvo a cargo de la Universidad Nacional de Río Negro y confirmó que su estado genera el ingreso de Escherichia Coli y Enterococos.


La Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) reveló este jueves a través de un informe, que las actividades que se desarrollan a lo largo de la cuenca del río Negro, generan “un constante ingreso de Escherichia Coli, Enterococos, y compuestos clorados”.

El estudio científico que se conoció durante la jornada en Viedma, se realizó en dos etapas, una durante el invierno, y la otra en la primavera-verano del 2018, oportunidades en que se tomaron como indicadores ambientales el agua, los peces y los micro invertebrados.

El estudio se realizó con 21 muestras en tres ríos (web).

Para el análisis fueron tomadas 21 muestras a lo largo de la cuenca, dos en el rio Limay, dos en el rio Neuquén y 17 en el rio Negro.

El rector de la UNRN, Juan Carlos del Bello informó: “El análisis de las muestras se realizó en los laboratorios de la universidad, en el Centro Científico Tecnológico del Conicet en Puerto Madryn y en los de la Universidad Nacional del Sur”.

Aseguran que la causa es a la actividad y a la concentración poblacional del hombre a lo largo del río (web).

De ese modo también se reveló la presencia de cobre y arsénico disueltos que poseen “niveles comparables a los obtenidos en otros ambientes costeros”.

Las localidades de Fernández Oro, Allen, Pomona y aguas debajo de la desembocadura de la planta de tratamiento de desechos de la localidad bonaerense de Carmen de Patagones son los lugares “con mayor concentración de poliaromáticos persistentes”.

El río estaría afectado por los desechos residuales (web).

Asimismo, se supo que la calidad ecológica del agua según el índice obtenido de micro invertebrados, en algunos sitios fue calificada como “de regular a mala” principalmente en Cipolletti, Fernández Oro, General Roca y Chichinales.

El documento también revela que la “composición comunitaria de la fauna íctica es crítica”, ya que la abundancia de especies exóticas e invasoras es muy alta, lo que implica interrupciones súbitas en el ambiente.

Opinó que “a partir de estos estudios las políticas públicas pueden orientarse mejor para la intervención de los distintos organismos con competencia sobre la cuenca”.

Río Negro (web).

Por otra parte, el rector agregó: “Uno de los resultados del río es que no está muerto, tiene problemas pero pueden haber acciones de reparación. Esa es la obligación que tenemos todos, y en particular el Estado”.

También destacó que “es propósito de la UNRN continuar con estos estudios que constituyen una línea de base para realizar futuros monitoreos permanentes en los que se podrá ver una evolución”.




Comentarios